Miedo a vivir, miedo a morir

miedo-1

La vida es un misterio para todos, y la realidad es que no nos habríamos molestado en recopilar información si no deseáramos entenderla. Imagina la cantidad de horas que le tomó a cualquier individuo entender el movimiento del sol, el comportamiento de alguna especie, la diferencia entre el mar y un lago, los colores de un insecto. En ese trayecto millones de personas se enfrentaron a lo desconocido, porque no había como ahora el fantástico Google que te permitiera saber exactamente qué sabe el otro sobre lo que estabas tu analizando. Era un constante viaje a ciegas y a pesar de lo gratificante que seguramente fue darse cuenta que un palo puntiagudo era una buena arma contra los depredadores, seguro el primero en intentarlo moría de miedo. Sentía cómo la sangre corría hacia sus extremidades, dándole la opción de defenderse, huir o hasta paralizarse.

Si hablamos con alguien que se haya encontrado en una situación extrema, probablemente te dirá que sí tuvo miedo, pero que finalmente sabía que había que hacerlo para sobrevivir y por eso lo hizo. Esto es lo que pasa con el miedo, es de forma sutil pero determinante una sensación primitiva que ocasiona una reacción.

He mencionado hasta ahora situaciones extremas, que por supuesto requieren acciones extremas. Pero, ¿cómo es el miedo en la vida diaria? ¿Existe? Por supuesto que si, aún cuando se está feliz, existe ligeramente el miedo escondido, en silencio y siendo casi innombrable. Porque por mucho que se planee, siempre hay cierto grado de incertidumbre. Y el miedo se presenta sobretodo cuando nos hacemos conscientes de nuestras debilidades, como la mortalidad de nuestro cuerpo: empiezas con una tos persistente y en algún punto la entiendes como quizás algo más grave. “Tal vez me estoy muriendo”, y cuando los síntomas desaparecen, pareciera que el miedo también. Pero sigue ahí escondido, a la vuelta de la esquina, para saltar y sorprenderte otra vez.

Jugamos con el miedo un juego de mesa, como ajedrez, cada quien hace su jugada, mueve sus piezas y le queremos ganar. Más se trata de un excelente jugador y nosotros nos distraemos de vez en cuando. El problema es que pensamos en el miedo como un enemigo, cuando como bien dice Thich Mhat Hanh “el único modo de liberarnos del miedo y ser realmente felices consiste en reconocerlo y ver profundamente en su fuente”, al ser una de las emociones básicas del ser humano debemos aceptarlo, abrazarlo, hacerlo parte de nuestro ser. Porque entonces no podrá afectarnos, no será un desconocido, sino un amigo.

images

Si en tu vida, te has dado cuenta que el miedo está siempre presente, te aconsejo hacer lo siguiente:

• Reconoce – No es lo mismo tener miedo, que tener ansiedad o enojo. El miedo es mayoritariamente instintivo, dado que posee una reacción fisiológica específica. Quítale todo el contenido extra e identifícalo como tal. Ahora que sabes qué es el miedo, es hora de reconocer cuándo aparece. ¿Ante la incertidumbre? ¿Ante la creencia de que es demasiado bueno para ser cierto? ¿Ante el éxito? ¿Ante el fracaso? ¿Cuándo te viene a saludar? Puede ser en una infinidad de momentos, enlístalos todos.
• Dale nombre e historia – El miedo es de esas emociones que quieren convertir en negativas, por lo que se anclan a historias específicas. Puedes tener miedo al fracaso porque se te inculcó eso en tu familia. Sin importar cual sea la historia, encuentra de dónde surge, porque el miedo como emoción existe independientemente de nuestro contexto, pero las situaciones donde lo experimentamos, está completamente determinado por cada uno de nosotros.
• ¿Cómo te detiene? – Hay miedos inexplicables o ilógicos que no pasan a mayores. Como por ejemplo, podría tener yo miedo a los alacranes, a pesar de nunca haber visto uno, no vivir cerca de donde hay y por lo mismo, no haber sido picada. Pero como no hay en mi área, pues termina siendo un dato curioso sobre mi. Sin embargo, si tuviera yo miedo a los aviones y mañana me ofrecieran una beca para Alemania, significaría sufrir todas las horas de vuelo o rechazarlo por ese miedo.
• Permítete sentirlo – Lo peor que podemos hacer con cualquier emoción es bloquearla. No queremos estar tristes, ni enojados y mucho menos sentir miedo. Esto hace que nos traguemos sin masticar las emociones y hace que el cuerpo no siempre las pueda procesar. Se quedan ahí, como piedras en nuestro estómago, causándonos después otras situaciones. Para experimentar de forma certera todas nuestras emociones, hay que recordar que tenemos control y poder sobre ellas. El enfoque oriental dice que todas las emociones tienen un ciclo y hay que dejarlas fluir, para que concluyan su ciclo y desaparezcan. Entonces, puedes permitirte paralizarte por el miedo durante cinco minutos o dos meses, pero tras ese periodo de tiempo, páralo y movilízate.
• Dale la vuelta porque es una oportunidad – Como te decía, el miedo tiene una serie de funciones. Si no tuviéramos miedo, probablemente estaríamos estáticos. Entonces velo como una herramienta para avanzar, crecer y permitirte experimentar nuevas cosas. El miedo a lo desconocido se perderá cuando esas cosas dejen de ser desconocidas.

images-1

Estos son los consejos básicos para hacer las paces con esta emoción tan mal entendida, que quiero cerrar con el subtítulo del libro “Miedo” de Thich Nhat Hanh: “Vivir en el presente para superar nuestros temores”, siempre que dejes de anticipar, podrás estar tranquilo. Inténtalo y dime cómo te fue. ¡Hasta la próxima!

Me da ansiedad estar ansioso

IMG_9988.JPG
¿Te pasa que tiendes a “predecir” lo que va a pasar? Por lo que ya vas de antemano aterrorizado por la vida. Tienes la sensación de que cometerás un error en cualquier momento. Te describirías como una persona socialmente ansioso, por lo que es mejor estar en casa o con la mascota porque así no nos juzgan, ¿verdad?
Todo esto es parte de la sintomatologia de la ansiedad. ¿Pero que es ansiedad? La ansiedad es ese primo incomodo que nadie invita a la fiesta pero llega, y que además no aportó para la comida pero igual comió. Se trata de algo propio de la condición humana porque se relaciona completamente con estar posicionado en el futuro. Esta ansiedad es sentirse nervioso, con palmas sudorosas, falta de aire y palpitaciones, puedes llegar a sufrir mareos y hasta temblores. Es uno de los padecimientos más comunes en los seres humanos, porque es miedo a lo desconocido. El problema de la ansiedad es que se da de forma cíclica y viciosa.
Primero que nada porque surge del pensamiento que causa ansiedad, pensamientos inexistentes y previsorios. Entonces estos pensamientos se traducen en síntomas físicos, invaden el cuerpo. Y la consciencia de vivir dichos síntomas genera aun mas intranquilidad que evoluciona a síntomas más graves. ¿Te suena?
Todos alguna vez nos hemos sentido así, pero si te pasa comúnmente, podrías padecer ansiedad. ¿Cómo se maneja? Lo iremos viendo en dos dimensiones.
La primera dimensión es mas técnica. Como te decía, la ansiedad tiene un contenido cognitivo marcado, porque surge del pensamiento y bien dicen que hay que eliminar los problemas desde la raíz: por lo que deberás desmenuzar el pensamiento, ¿tiene sentido? ¿Ha pasado? ¿Cuáles son en realidad las posibilidades de que suceda?. Cuando hayas superado esta parte, se pasa a lo motriz, debido a que la ansiedad tiene efectos en el físico, la pregunta entonces será ¿qué te relaja? Podrías oír música, salir a caminar, tomar una siesta, disfrutar un café o hablar con tus amigas. Por ultimo, habría que encargarse de lo fisiológico-emocional, ¿qué sientes? ¿De dónde viene? Podrías naturalmente sentirte ansiosa en una situación social donde alguna vez fallaste y te sentiste humillada, y parece tonto pero el tenerlo consciente hace que puedas enfrentarlo.
Todo eso es lo técnico, por lo que ahora hablaremos de mis consejos simples para manejar esa ansiedad que en ocasiones sientes:
1 Aprende a relajarte. Parecerá repetitivo, pero me encanta incluir a la meditación porque ha probado sus beneficios no solo físicos y emocionales, sino para padecimientos específicos. Para eso, te invito leer mis entradas anteriores donde me refiero a este tema.
2. Duerme lo necesario. Un cuerpo cansado es una entidad sin la capacidad de afrontar lo que se le presenta, entre mas descansada estés, menos divagara tu cabeza
3. Acude a lugares relajados. Ambientes como el escolar o laboral pueden ser fuentes de estrés y ansiedad, lamentablemente no siempre puedes huir de ellos así que trata de tener tus lugares para reflexión y relajación y ve a ellos cuando lo necesites. Puede ser hasta un lugar que crees durante un estado meditativo.
4. Organízate. La ansiedad, como te decía, tiene que ver con querer predecir lo que aun no pasa e implica en su mayoría no tener un orden claro donde haya margen para el error.
5. No seas fatalista. Nada tiene de malo ser realista, pero si oscilas en el fatalismo ojo porque esa es un paso claro hacia la ansiedad. Ve el lado positivo aun en lo que pareciera malo, todo es oportunidad de aprendizaje.
6. No te compliques mas la vida. Existe la ansiedad cuando le das espacio en tu vida, el tener un ritmo de vida demasiado acelerado o tener muchas cosas que hacer puede enviarte hacia ella. Así que simplifícate, prioriza tus actividades.
7. Aliméntate sanamente. ¿Tiendes a padecer ansiedad? Pues aliméntate para combatirla, añade omega 3, vitamina C, ácido fólico, vitamina E, triptofano.
8. Los otros no son tu. Mucha de la ansiedad social que se experimenta es por querer llenar el modelo que otros han impuesto, por lo que la respuesta correcta mas bien es entender que se trata de entidades diferenciadas que tienen ideas distintas. Tu eres tu, no vives para llenar las expectativas de otros ni para complacerlos, estas aquí para vivir tu vida según tus ideas. Repítelo.
9. Aprende a decir que no. Esta bien querer ser parte de un grupo, pero no cuando por complaciente te creas ansiedad y compromisos de mas, así que practica el no como respuesta. Se vale ser egoísta, porque si no te cuidas tu y piensas primero en ti, nadie lo hará por ti.
10. Permite que te ayuden. Creemos que vivimos en un mundo individualizado donde cada quien debe cuidarse, y si, pero también hay personas dispuestas a apoyar a otros. Busca ayuda si lo crees necesario, no todas las cosas las pueden conquistar tu solo.
Recuerda que cada uno es dueño de su sentir, así que no dejes que la ansiedad sea un intruso en tu vida. Decide sacarla, desaparecerla, porque ese es el primer paso.
Espero, como siempre, sus comentarios, quejas, dudas o aportaciones. Hasta la próxima!

IMG_9989.JPG

Amor a la vida, ¿y el trabajo qué?

IMG_9635.JPG
Dormimos entre 6-9 horas, nos toma comer aproximadamente 3 horas, algunos se bañan en 15 minutos y otros toman hasta 1 hora, ¿cuánto tiempo trabajamos aproximadamente? Dependiendo el puesto y sí es independiente o como parte de una empresa tendremos números distintos, pero creo que podemos darnos cuenta que ocupa casi el mismo tiempo que dormimos sino es que más.
Supuestamente no debería haber horarios mayores a 8 horas pero nos consta que esto no se respeta hoy en día. A lo que voy es que ocupa mucho de nuestro tiempo el trabajo. Y de ahí surge una pregunta importante: pasas mucho tiempo en tu trabajo, ¿lo disfrutas? ¿Sí? ¿No? ¿Qué tanto?
Sí algo caracteriza al humano es su capacidad para adaptarse, por lo que podríamos vivir en un trabajo que nos desagrade y sobrellevarlo. Más, ¿con qué finalidad? De antemano te digo que la paga no es una buena finalidad. Es donde más tiempo pasamos, así que bueno sería al menos pasarla bien.
Por supuesto no todos tenemos la posibilidad de renunciar sí no es lo que nos apasiona, mucho menos en esta fatal economía que te hace dar gracias por siquiera tener un empleo. Y es por eso, que hoy te daré unos sencillos consejos para ser más feliz en nuestro trabajo.

IMG_9634.JPG

-Piensa en los beneficios. No todos podemos elegir trabajar en lo que nos gusta, ya sea por la economía, por la misma empresa o hasta debido a que pueden no remunerar bien aquello que nos apasiona, pero seguramente algo sí te llamará la atención de tu empleo y debes encontrarlo para comenzar a estar más contento.

-Sé orgulloso pero humilde. Todos somos parte de un todo más grande que es “funcional”, lo pongo entre comillas porque hay cosas que podríamos objetar sobre eso más no será hoy, en fin, somos un engrane que ayuda a mover el resto y del mismo modo se nos ayuda. Entonces, sí échate porras pero no andes por ahí pensando que todo es gracias a ti.

-Sé prudente. Las relaciones humanas son complejas y en realidad bastante raras, tienes que aprender qué decir y cómo decirlo y aunque tú desees ser honesto y directo, no siempre será bienvenido. La prudencia te ayudará a evitarte muchas molestias.

-Sé resiliente. La resiliencia es esta capacidad humana para sobrepasar las adversidades a través de la adaptación y mejora. Quizás no estás en un sitio con las mejores condiciones, pero seguro puedes encontrar cómo fomentar tu propia resiliencia.

-Sé amable. Dicen por ahí que atraes más moscas con miel que con hiel y bueno, resulta un dicho útil para esta situación.

-Sé comunicativo y asertivo. Se vale decir lo que piensas porque finalmente necesitamos exteriorizar para estar bien y piensa que la asertividad es el respeto propio y al otro: comunica lo que quieras comunicar, sin ofender. Y por favor, no utilices textualmente la frase “sin ofender” porque todos sabemos que le sigue algo que ofenderá.

-Sé realista. Por algún motivo que no me queda claro, los seres humanos terminamos centralizándonos en nuestra propia situación únicamente, y para ser realistas tenemos que romper nuestra burbuja y ver la situación de los otros, no para sentirnos más sino para entender el contexto. También debes ser realista con tus capacidades, habilidades, etc.

-Sé flexible. Cayendo un poco de nuevo con lo de las moscas, es importante que estés dispuesto a salirte un poco de tus tareas rutinarias si quieres estar más contento y ser apreciado. Te servirá par adquirir experiencia valiosa y serás bien visto por tu jefe.

-Céntrate en la solución. Esta me encanta porque creo que me queda, hay veces que damos vueltas y vueltas al problema en sí, pero ¿qué tanto hacemos para solucionarlo? Por supuesto no todo está siempre en nuestras manos, pero hay que crear lo mejor que podamos con lo que sí.

-Sé empático. Es importante entender, no justificar. ¿Por qué el otro es como es? ¿Por qué esta situación se da así? Podrías tú decir que serías distinto, más en realidad nadie tiene la certeza.

-Abre tu mente. No diré que todo pasa por alguna razón pero sí que cada situación puede darnos herramientas útiles, porque somos seres que constantemente se desarrollan y se van transformando. Si dejas de ver las cosas como un negativo, y buscas lo positivo cambiarás completamente tu forma de ver el mundo.

-Sé independiente. Nos consta que no podemos pasar la vida dependiendo de los demás, pero también el ser independiente lo veo como ir más allá, buscar alternativas funcionales para ti mismo. Nada es permanente y siempre hay que dar pasos hacia delante.

-Sé optimista. De nuevo: nada es permanente. Quizás no es tu situación ideal pero cambiará si te decides a hacer algo, y probablemente si lo ves detenidamente, tampoco es tan malo.

-Date tiempo para ti – Sí me refiero a darte tiempo para relajarte, ver a tus amigos y familia pero más a que debes buscar espacios para hacer lo que verdaderamente te apasiona si no es algo que encuentras en tu trabajo. Por ejemplo, puede ser que seas excelente pianista pero eres contador en una oficina, no olvides tocar el piano y compartir a otros tus talentos.

-Disfruta las cosas pequeñas – En todo hay algo disfrutable, puedes trabajar con niños que te vuelven loco pero en alguna ocasión verás sus avances y estarás satisfecho. O estás en una oficina y el viernes es día casual o de donas. Puede sonar tonto, pero este tipo de cosas son significativas si decides verlo así.

-Aprecia lo que tienes – No me meteré en esos discursos muy al estilo de las mamás “tantos niños muriendo de hambre en África y tú desperdiciando la comida”, porque el comparativo en realidad no es beneficioso para nadie pero te invito a reconocer las cosas padres que hay en tu vida. Tal vez ese trabajo tan demandante te está dando la oportunidad de ahorrar para comprar una casa, o aún más sencillo como gozar de salud y apoyo incondicional de tus seres queridos.

-Encuentra la pasión en lo que haces – Tú tal vez querías ser una gran artista y crítica pero por azares del destino estás trabajando en un kínder como profesora (cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia, HIMYM, ja), seguramente algo de lo que haces es salvable para ti y te apasiona. Siempre hay algo que pasamos por alto pero puede hacer toda la diferencia. Búscalo.

Estos son algunos consejos útiles para estar más contento en el trabajo, ¿se te ocurren algunos otros? ¿te funcionaron o no? Espero tus comentarios. Hasta la próxima.

IMG_9636.JPG

¿Dopaminas? La música es la mejor medicina

IMG_9501.JPG
La música es una composición de emociones. Un ritmo que saca a relucir lo mas profundo de nuestro ser. Tenemos al menos una canción para acompañar nuestra tristeza y nuestra alegría. Una canción para cuando nos sentimos solos e incomprendidos, enamorados, traicionados; básicamente para todo.
La música con todos sus matices llena cada recoveco de nuestra persona y sabe exactamente como disminuir o aumentar sensaciones. Como sí tuviera el control de nuestra cabeza y pudiera subir y bajar nuestras emociones. Piénsenlo, seguramente hay una canción que puede alumbrarles el día más oscuro y otra que puede arruinarte completamente el día. Por ejemplo, alguna vez me dijeron que estar triste y escuchar las melodías de Adele era como querer multiplicar tus males, y sí, es tan mágica la composición musical que puede sumar, restar, dividir y multiplicar todas nuestras sensaciones.
Con esto claro, creo que no está de mas en listar los muchos beneficios que tiene la música:
-Aprender a tocar un instrumento previene el deterioro cognitivo
-Impulsa el ejercicio mejorando el rendimiento físico
-Fomenta nuestro estado de ánimo de elección
-Disminuye los niveles de estrés
-Crea estados de concentración y flujo
Estas cualidades que tiene son muy especiales, sobre todo en el mundo que vivimos pero la mejor es: una canción puede tener el efecto de consumir nuestra comida favorita, ver al ser amado o simplemente lo que nos causé placer debido a que activa una parte del cerebro (accubens) ocasionando la liberación de dopamina, que como bien sabemos es un neurotransmisor que tiene un papel importante en el comportamiento, la motivación, regulación del sueño, la atención y en el mismo estado de ánimo de las personas.
Esto es muy importante debido a que la mayoría de los antidepresivos que se recetan para tratar todo tipo de trastornos, buscan aumentar los niveles de dopamina y serotonina. Ambas determinan el sentimiento de felicidad.
¿A qué voy con todo esto? Sí crees que te haz visto afectada por diversas situaciones que están sucediendo actualmente en tu vida, una forma fácil y rápida de cambiar la dirección de las cosas es haciendo una buena revisión de la música que escuchas. ¿Recuerdas la frase “vístete como quieres que te vean los demás”? Bueno, también aplica el escucha como quieres sentirte en general. ¿Tiendes a escuchar música melancólica? ¿Movida pero con letras intensas y agresivas? ¿Piezas sin letra, completamente instrumentales? Una forma sencilla de comenzar a cambiar tu perspectiva de la vida es modificando tus hábitos musicales. Definitivamente esto no arreglara todos tus problemas, pero es una pieza para completar el rompecabezas.
¿Qué música les gusta? ¿Qué piensan de esto? Espero sus comentarios. Hasta la próxima!

IMG_9500.JPG

El mito del para siempre

IMG_9154.JPG
Todo tiene fecha de caducidad. Nos queda claro porque revisamos estas fechas en los envases de los productos que consumimos. Sabemos que la leche y el pan no duran tanto tiempo, pero esto se transfiere a muchas cosas más. Quizás pensarán que estoy siendo muy dramática, pero la realidad es que la vida no está llena de instantes duraderos, sino de momentos pasajeros que cada día nos acercan al posible final. Es una forma cruda de verlo, más tiene una razón de ser.
Aún recuerdo la perspectiva que tenía San Agustín sobre el tiempo, donde explicaba que aún el presente es pasado porque en el momento que lo notamos, ya se fue, ya se nos escurrió entre los dedos. Más allá de la idea religiosa de su pensamiento, declaraba que nuestra evolución y desarrollo personal dependía de ser finitos. El simple hecho de saber que nada sería permanente, servía como motor para movilizarnos hacia un objetivo.
Pensemos que fuéramos seres eternos, podría ser un vampiro o elfo sí queremos tener una imagen más clara, entonces estaríamos conscientes de la inmortalidad de nuestra persona. En ese contexto un año sería como un minuto y siempre habría un mañana, lo que nos llevaría a posponer constantemente actividades. Cuando el tiempo es eterno para uno, deja de tener importancia.
En cambio, en nuestra situación como ser humano, nos encontramos con que tras días y años, nuestro cuerpo no funciona como antes, se aparecen arrugas en nuestros rostros y con menos actividad nos cansamos. Está es una señal clave de cómo va pasando todo frente a nosotros. Como sí un reloj sonara tic tac tic tac de fondo, o viéramos el reloj de arena cada vez más vacío.
Más este proceso es positivo, porque nos hace movernos hacia las metas que tenemos. Estamos conscientes de que cada día que pasa no se repetirá. Pero, ¿qué pasa con las personas que conocemos? Es similar a este ciclo del que vengo hablando, todas las personas dentro de nuestra vida cumplen un ciclo al igual que los procesos naturales que vemos a nuestro alrededor. Pero, ¿cómo? Según perspectivas metafísicas estamos conformados por energía, de forma que en esencia todos somos iguales, pero no sólo entre nosotros sino también entre todo lo que conforma nuestra existencia. Objetos, animales, plantas, etc. Dicen que existe una relación entre uno mismo y lo demás debido a esta energía, y que básicamente todo llega cuando se necesita. Porque la energía vibra de modo que atraiga algo similar.
A lo que voy con esta reflexión tan compleja, es que atraemos lo que necesitamos, no son casualidades sino causalidades. Somos la causa y ocasionamos un efecto. Pero además, somos seres que van evolucionando, de forma que nos transformamos a nivel energético en una cosa distinta. Finalmente, el efecto de esto es que no necesitemos lo que en otro momento necesitábamos.
Todo esto es una antesala para el tema que me interesa: los apegos. De acuerdo a la filosofía budista el apego es lo que causa el dolor, son estas expectativas, creencias y suposiciones que trazamos. Son los lazos que atamos a cosas y personas pasando por alto lo obvio: nada es para siempre. ¿Recuerdan ese amigo de la infancia con quien eran sumamente unidos y que marco totalmente esa etapa de sus vidas? En general, esas personas ya no están hoy en nuestras vidas. Piensen por un momento qué pasó. Podría ser la distancia, los cambios en la vida, o simplemente no tienen idea. Fue algo que paso sutilmente. Y es debido a que, como pasa con todo lo demás, cumplió su motivo y se quedo sin cosas para darte, porque lo que tenía no lo necesitabas. Como seguramente paso también de su lado.
Digamos que estaba pasando por una época oscura en mi vida y me tope con una persona toda alegría que con su apoyo me ayudo a superar mis dolencias, más está persona tras ese periodo sale de mi vida. Quizás tras un tiempo de distanciamiento o hasta una discusión tonta. De repente esa persona con la que debías hablar todo el día ya no pasa por tu mente.
Sí tienes problemas con el apego, sufrirás está situación y quizás hasta hagas lo imposible por mantener este lazo, sin embargo, cuando quieres jugar con las fechas de vencimiento de las cosas, es como tirar una moneda al aire deseando lo mejor pero sabiendo que el dictamen está hecho. Es entonces cuando tras haber fluido tan tranquilamente empiezan a existir tropezones constantes y desgarradores, hasta que se llega al inminente final.
Mi deseo no es molestar a nadie o hacerlo sentir triste, sino llamar la atención a como todo lo que obtenemos es una respuesta a lo que necesitamos y que hay que aceptar esto como tal, más que pelear y negociar por que sea como deseamos.
Recuerden que el tiempo y sus ciclos es lo que asegura nuestro crecimiento, el no poder permanecer estáticos porque todo a nuestro alrededor se modifica nos arroja a la posibilidad de seguir descubriendo el mundo y a nosotros mismos.
Espero sus comentarios y hasta la próxima!

Dime cómo piensas y te diré quién eres

IMG_8816.JPG

Aceptémoslo, nos basta 5 segundos para crearnos una opinión firme y completa de cualquier persona que pasa frente a nosotros. Utilizamos su forma de vestir, su corte y color de pelo y hasta su misma expresión.
¿Tatuajes? Vago. ¿Pelo largo en hombre? Naco. ¿Falda corta y escote? Una cualquiera. ¿Traje y pelo corto? Empresario. ¿Vestido de negro? Emo. ¿Güero con shorts? Surfista. ¿Rastas? Marihuano. Y podemos irnos más específicos. ¿Músico? Alcohólico. ¿Médico? Brillante. ¿Psicologo? Loco. ¿Estilista? Homosexual sí es hombre, madre soltera sí es mujer. A lo que voy es que velozmente ponemos una etiqueta (o muchas) a un ser humano sin conocerlos realmente. Y es algo normal, ¿pero debería de serlo?

IMG_8814.JPG

Veamosnos en el espejo, párense un momento y piensen que se ven en la calle, ¿qué pensarían de ustedes mismos? En un buen día que estamos bañados y arreglados, quizás nada fuera de lo común o que nos pudiera parecer molesto, pero ¿y en un día que se desvelaron y que se les acabo la ropa limpia? ¿O en un día que tienen flojera? Tal vez los creerían fachosos, sucios, etc. ¿Eso son? ¿Por qué asumir lo peor cuando no sabemos con claridad la historia de nadie? No sabemos sí tiene 4 hijos que no le permiten arreglarse, o sí apenas descansa de su trabajo pesado. No sé ustedes pero yo no creo que sería posible determinar quien soy al verme pasar. Y no siempre creo dar la mejor impresión, no me gustaría que se quedarán con una sola idea. En fin..
¿Qué creen dice de nosotros el asumir? Es natural que el ser humano quiera nombrar, hemos dedicado años a saber qué son las cosas, entenderlas y poder nombrar. Sin embargo, parte de la belleza de la vida es la incertidumbre. ¿No has encontrado un fascinante ser humano de quien menos lo esperabas? Asumir no resulta ser sólo instintivo, sino además es crear paradigmas que nublan lo que nos puede dar la persona por sí mismo. Es crear expectativas, y pareciera que es mejor tener malas expectativas y que te demuestren lo contrario, pero no, es mejor no tener expectativas, porque así no tendremos apegos que nos hagan daño.

IMG_8817.PNG

Después de esta larga reflexión, y haciendo honor a mis costumbres, revisemos juntos qué podemos hacer para evitar los prejuicios.
1. Mente abierta. Una mente cerrada se caracteriza por ser como una cajita con muchas separaciones también cuadradas donde todo ya tiene un lugar y aunque podrían unos tener relación con otros, nunca llegan a tocarse; todo es blanco y negro. Asume conocer ya todo, tener todas las respuestas “correctas”. En cambio la mente abierta tiene la premisa de que nada es lo que parece y que cada cosa puede significar mil cosas, posee altos niveles de imaginación y creatividad. Su inteligencia se expande en cada conversación, porque no niega las cosas, las acepta; aunque sí decide qué creer o no. ¿Cuál te gusta más?
2. Tiempo. Te decía que con 5 segundos hacíamos un prejuicio, exageré porque es menos tiempo. Por lo que hace falta, y valga la redundancia, tiempo. Dale oportunidad a las personas y situaciones que se desenvuelvan y con la información que te da la experiencia, ahora sí crea una idea con la mente abierta de que puedes tener otra mas adelante.
3. Sinceridad. ¿De dónde viene este prejuicio? ¿De ti, de la sociedad, de tus padres, amigos, colegas?
4. Claridad. En un momento decía que dedicamos mucho tiempo a la creación del lenguaje, bueno, habrá que usarlo como se debe, ¿no crees? Es decir, nombrar las cosas correctamente y también, asumir nuestra responsabilidad por lo que sale de nuestra boca, usando sencillamente “yo creo”, “a mi me parece”. ¿Por qué? Queramos o no somos seres subjetivos y finalmente tenemos derecho a tener opiniones, pero no a determinar.
5. Prevenir. Está sería una tarea para la semana y un hábito para la vida. Cuando observen a alguien quiero que se detengan en el momento que quieran clasificar, y piensen que se trata de un ser completo que no puede ser determinado con sólo verlo pasar. Repitan esto tanto como les sea necesario. Pero además, tómense el tiempo de analizar por qué pensaron eso de esa persona, no analizando al otro, sino a ti mismo, porque el prejuicio viene de ti y nadie mas.
6. Igualdad. En esencia todos somos seres humanos. Punto. No tenemos etiquetas, porque no somos distintos.
7. Aprende de tus errores. Sí te sucedió, como a muchos, juzgar y darte cuenta de todo lo contrario, tómalo como una enseñanza.
8. Sigue tu corazón. Suena como una frase romántica, pero no me refiero a eso. Tu instinto tiene la respuesta en muchos sentidos, cree en él antes de creer en tu mente y sus concepciones.
9. Una característica no te define. Digamos que eres excelente pintor, ¿sólo serias eso? No, serias mil cosas mas. Igual sucede con los demás. Como no quieres tu tener una sola faceta, tampoco ellos.
10. Observar, no juzgar. Creo que dice todo esa línea.
11. Tenemos una historia. Somos un ser integrado por sucesos, experiencias, emociones, pensamientos, etc. Eso nos convierte en quienes somos, no la ropa ni nuestro peinado.
12. Aceptar y comprender. Muy ligado al punto anterior. Dado que no conocemos lo que sucede con el otro, hay que aceptarlos y comprenderlos. Sí cada quien hace las cosas distintas, pero eso no significa que tu u otro podrían hacerlo mejor.

IMG_8815.JPG

Generalmente los prejuicios responden a las exigencias de “cómo debería ser” y en realidad, a mi parecer, no hay una sola forma de ser. No hay un determinado bien o mal, todo tiene matices y como les decía, somos seres infinitos que pueden ser cualquier cosa.
Espero esto sirva como reflexión y para erradicar esos prejuicios que nos hacen tanto daño. Ojalá puedan comentar al respecto que siempre me es gustoso conocer sus opiniones. Hasta la próxima!

Te invitamos a visitarnos en:

boosterblog.com

Eres tan viejo como te sientes

20140716-163132-59492717.jpg
Pasamos mucho tiempo queriendo crecer y cuando finalmente estamos en esa edad donde podemos ser responsables e independientes, todos desearían regresar a ser unos infantes que se dedicaban sólo a comer y dormir.
Está de mas decir que la edad te da responsabilidades de las cuales no puedes deshacerte, y muchas de estas te traen estrés y sensación de que tu vida como la conocías se ha acabado.
Pareciera que vamos dejando que la vida nos ponga trabas y pensamientos para estar siempre cansados y perdiendo el ánimo, prefiriendo mil veces quedarnos en casa a salir a ver a nuestros amigos. Por lo que decir que hemos envejecido, sería lo de menos.
Todas estas situaciones han creado que la gente desee mantenerse siempre joven, siempre guapo, siempre gozando de una excelente salud. Porque ese golpe que no te molesto a los 13 años probablemente a los 35 sí lo hará. Lo que se nos olvida, es que somos tan viejos como nos sentimos. Habrá adultos mayores que actúan como adolescentes y niños pequeños que juras ver arrugas en sus rostros. No podemos detener el paso del tiempo, pero sí como este nos afecta.
Con esta premisa tan interesante, planee hablarte de los trucos para mantener tu cuerpo y tu mente joven, sobre todo la mente porque aceptémoslo: la carne seguirá su proceso de envejecimiento queramos o no.
1. Hábitos saludables – nuestro cuerpo es nuestro templo y sí queremos mantenernos sanos debemos cuidarlo apropiadamente. También es la única forma literal de ver nuestro crecimiento. Entonces, recomiendo dejar los hábitos poco saludables, como fumar, tomar en exceso, utilizar sustancias psico activas, etc. Muy básico. Puedes ser un niño en tu corazón pero sí tu cuerpo lo tienes como de señor de 80 años, no hay mucho que se pueda hacer.
2. Eres lo que comes – si pasas tu tiempo comiendo palomitas y chocolate, serás precisamente eso y esto acarreara condiciones coherentes con tu estado físico.
3. Somos 80% agua – y por muy irónico que parezca, necesitamos seguir consumiendo líquidos, así que hidrátate bien.
4. Evita el estrés – digamos que sigues en la universidad y estas a una semana o dos de finales, te avisan que se te pedirá un tedioso trabajo para el último día de clases y decides hacerlo a última hora, eso no es evitar el estrés. Es caminar hacia él e invitarlo a vivir en tu casa. Hay situaciones que no podemos cambiar, por eso ocúpate de las que sí.
5. Duerme – sé que hasta los mejores programas televisivos están en horario nocturno y que después de un día pesado de trabajo o estudio es tentador dedicarse a hacer otras cosas, sin embargo, sí no duermes físicamente te conviertes en un zombi y mentalmente.. Bueno, también. Entonces recuerda siempre hacer lo máximo posible para apagar luces y cerrar los ojos por mínimo 6 horas.
6. Ejercicio – incluir en tu día media hora de ejercicio te da la vitalidad de un niño pequeño, por supuesto no los primeros días que estas adolorido y quieres morir, pero después verás como tienes más energía y te ves mejor.
7. Sé feliz – sonara como el consejo más trillado del mundo, pero no deja de ser cierto. Se trata de agradecer y maravillarse por las cosas de las que disfrutamos, casi sin darnos cuenta. Como la compañía de nuestros seres queridos, salud, una taza de café, una buena comida. Todo esto es motivo de felicidad, pero sí necesitas más que eso para sentirte alegre, te recomiendo leas mi entrada anterior llamada “Quieres ser más feliz?, te digo cómo“.
8. Piensa y visualiza – la mente es infinitamente poderosa, por lo que pensar en positivo y visualizarse en este sentido te puede ayudar a cumplir tus metas, eso sí, también es importante moverse hacia ellas.
9. Trata tu cuerpo con respeto – me refiero a esa frase “hasta que el cuerpo aguante”, que la he oído en muchos contextos distintos y a lo que voy es: sí, hasta que el cuerpo aguante pero después dejen al cuerpo descansar. Sí le vas a exigir de mas, también le deberás dar sus tiempos para que no te pase la cuenta después con intereses.
10. Gimnasia cerebral – lo que más debemos de ejercitar, es nuestro cerebro. Por lo que les recomiendo buscar estos ejercicios de gimnasia cerebral que son sumamente sencillos, específicos y cortos que les ayudarán con distintas temáticas conforme el ejercicio.
11. Haz lo que te apasiona – la felicidad está en hacer lo que nos gusta, que no siempre es posible pero sí debemos de hacer el esfuerzo para que este en el calendario. Date media hora diaria o varias horas una vez a la semana para hacer aquello que te guste. Puede ser bailar, cantar, dormir, leer, lo que sea. Es tu tiempo y tus intereses.
12. Sigue aprendiendo – envejeces el día que crees saberlo todo, porque te cierras a un mundo de posibilidades. Sí miras el mundo con curiosidad, serás como un niño en cuerpo de adulto.
13. Cuida tu corazón y emociones – no podemos evitar las heridas o las emociones fuertes, los malos eventos o situaciones, pero sí podemos decidir como enfrentarlos. No dejes que tu corazón duela por cualquier cosa, escoge bien tus motivos para llorar. Esto no significa limitar, pero utilizar todo de manera inteligente.
14. Ten una vida simple – aléjate de las cosas superfluas. Ten bien pensadas tus prioridades, porque finalmente no todo es importante. Aún lo que hoy nos parece importante podría mañana no serlo, y podríamos vivir torturándonos por situaciones que pasarán.
15. Organízate. La incertidumbre en muchos sentidos puede crear ansiedad. Por lo que no está de mas organizar bien nuestro tiempo pero más aún nuestro presupuesto. Hay que tener claras nuestras metas y todos los días aportar un poco para cumplirlas. Sí quieres conseguir un aumento pronto, es más importante hacer algo para merecerlo que irte de parranda y posponer las actividades que te fueron asignadas.
16. Sé realista – a pesar de que el mundo fantástico que visualizamos es más bonito que la realidad, no te puedes esconder en el. Hay que enfrentar el mundo aún cuando nos parezca desagradable porque esto nos dará el sentido de realidad que necesitamos.
17. Come en calma – son hábitos milenarios altamente recomendables. Date tu tiempo para comer, no lo hagas corriendo ni caminado porque te pierdes un momento clave para obtener la energía de tu día y disfrutar el momento.
18. Gente nueva y distinta – esto no significa que botes a tus amigos, más bien que tus amigos seguramente comparten muchas cosas en común contigo: una forma de pensar, gusto por las mismas cosas, hobbies o intereses similares. Y esto puede encasillarnos en ciertas conductas y no permitirnos seguir creciendo, por lo que es bueno buscar gente distinta y empaparnos de lo que pueden ofrecernos. Descubrirás muchas cosas nuevas y aprenderás más de ti mismo.
19. Conéctate con tu ser interior – dicen por ahí que ni las mujeres saben qué quieren, y no sé sí sea verdad o no, lo que sí sé es que entre menos estés conectado contigo mismo más difícil te será discernir entre lo que deseas y lo que no.
20. Nunca dejes de buscar crecer – como les mencionaba adquirir la edad es inevitable, el envejecer es lo opcional, pero dentro de todo es más viejo el que deja de desarrollarse, que quien no. Así que nunca dejes de buscar qué más puedes hacer, aprender, conocer. Involucrate aún en lo mas ridículo, porque todo esto te ayudara a mantener un alma joven llena de sabiduría.

20140716-163132-59492774.jpg
Pareciera una lista interminable pero en realidad son cosas bastante básicas que en la acelerada vida del adulto olvidamos. Es importante portar nuestras arrugas y canas con orgullo, porque finalmente nos las hemos ganado, son señal de los años y obstáculos que hemos superado, pero no por eso debemos actuar como ancianos.
Con esto cierro por hoy, espero sus comentarios y reflexiones. Hasta la próxima!

20140716-163132-59492643.jpg

La vida en los tiempos del YOLO

20140701-143855-52735584.jpg
You only live once – Sólo se vive una vez

En efecto es así, aún cuando pensemos que existe la reencarnación o que hay una vida en el cielo, los teóricos e investigadores científicos no han logrado probar que hay algo después de la muerte. Entonces, con esta frase tan popular se quieren comer el mundo. Usándola para justificar sus comportamientos “equis somos chavos”. No quiero que piensen estoy en contra de la acción o experimentación. Más bien quiero llamar la atención a las consecuencias de las acciones.

Nos queda claro que por cada acción hay una reacción, una respuesta. Y en ocasiones dicha respuesta es bastante negativa o cambia por completo nuestras vidas. Todos hemos oído hablar de los embarazos casi infantiles, niñas de 16 años teniendo hijos. Este es un claro ejemplo del uso erróneo de “YOLO”, que resultó en una conducta de riesgo, normalmente en estos casos se trata de relaciones sexuales sin protección. Pero también puede ser tomar y conducir, fumar sin control, salir con extraños, etc. No siempre el hecho de realizar estas actividades resulta en tragedia, eso es cierto y el problema es que no podemos medir con exactitud las estadísticas. Es decir, no sabemos si la segunda vez sí será negativo o si simplemente nunca pasará nada. Y si está nuestra vida de por medio, como en tomar y conducir, yo creo que no vale la pena el riesgo.

Todo yace en que interpretamos un lema como “YOLO” de manera errónea. ¿Errónea? ¿Cómo si es tan obvio? Pareciera, pero no. El concepto no fue creado como justificación a nuestras conductas estúpidas, sino para hacer algo de nuestra vida que importe, que haga una diferencia. Es un lema para no dejar ir los días sin que haya avances.

Por eso los invito a usar esta frase, inteligentemente. Que YOLO no signifique “Ya qué” si no que signifique una porra para hacer el esfuerzo. Convirtámosla en algo positivo: “Hoy seré feliz porque YOLO”, “Iré al gimnasio porque YOLO”, “Viviré mi vida porque YOLO”.

20140701-143855-52735537.jpg

Fue curioso encontrar en mi búsqueda un video con YOLO como título que habla exactamente de lo que he intentado transmitirles, con bastante sarcasmo y así, pero finalmente habla de no hacer cosas tontas, pero tampoco irse a los extremos de vivir con miedo. Por lo que lo comparto con ustedes: YOLO song y la letra en español la encontraran en letra YOLO español.

Les recuerdo siempre son bienvenidas sus opiniones, reflexiones y hasta quejas. Esto es todo por hoy, hasta la próxima.

Abracadabra: El poder de las palabras

20140619-232045-84045548.jpg
“Lo que sale de tu boca, está en tu mente”. Esto es sumamente potente, sí lo analizamos debidamente. Nuestra forma de hablar, de expresarnos, está completamente vinculada con nuestra mente, que es claramente también el contenido de nuestra persona.
Alguna vez me contaron de un experimento que llamó mucho mi atención porque habla del efecto que tienen las palabras y sus vibraciones en nuestra persona. En dicho experimento tenían un grupo de personas que durante sus operaciones quirúrgicas, en estado de anestesia, les decían cosas alentadoras y lo contrario. Los resultados demostraron que quienes fueron alentados tuvieron una recuperación más rápida que quienes no.
Bien sabemos que existen dos tipos de obtención de la información, una viene de adentro y otra de afuera. Uno es lo que piensan de mi y en el lado contrario, lo que otros piensan de mi. Ambas tienen una influencia significativa en los pensamientos. Un ejemplo simple es que te digan tonto varias veces en tu niñez, esto que viene de fuera, termina siendo un paradigma, un discurso propio que te detiene más adelante o peor aún, que repites como grabación.
Entonces lo expresas, lo cargas y lo vives. También funciona con las cosas positivas, pero en general las cosas negativas resaltan.
Vamos por la vida cargando pensamientos que determinan cómo vemos el mundo. Sí mis pensamientos están plagados de palabras altisonantes, groserías y comentarios despectivos es como sí caminara debajo de una nube que llueve y relampaguea. Sí al contrario soy una persona tan feliz que parezco estar en drogas, probablemente traeré el sol colgando en mi hombro.
¿Te identificaste un poco con el primero? ¿No estas seguro de en qué grupo quedas? Afortunadamente, revuelvo pensamientos con un propósito y planes de acción. Veamos los consejos para esto:
-Identifica tus pensamientos. Ahora sí que saca una linda libretita con una pluma y anota lo que viene a tu mente cuando divagas, o pon atención sobre el lado al que te inclinas. ¿Más positivo? ¿Más negativo?
-¿De quiénes son esos pensamientos? Suena tonto, pero quiero recuerdes que hay cosas que parecen nuestras pero no surgieron de nosotros. Entonces piensa de dónde vienen.
-Desmenúzalos. ¿Tienen razón? ¿Tienen sentido? Haz una linda lista de por qué sí y por qué no, con esto te darás cuenta, utilizando la lógica, de sí son un sin sentido o no.
-Soluciónalos. Sí. Harás un plan de acción de la respuesta que te darás a ti mismo cuando te acosen esos pensamientos. Es decir, mi pensamiento es que soy una persona tonta, ya hice mi lista y pues no soy así el foco más brillante pero que digas tonta tonta tampoco, porque hice un número de cosas que me reconocieron. Bueno, sí llega a mi mente “qué tonta soy, siempre es lo mismo conmigo”, me contesto “no, hago tonterías de vez en cuando, como todos”. El mensaje es distinto y se sentirá distinto en nuestro cerebro y día.
-Memorízalo. Todas las respuestas quiero que las repitas como sí fuera un mantra. Porque entonces pensarás primero eso que el pensamiento negativo, que eventualmente quitarás desde la raíz.
-Ve los matices nuevos del mundo. Bienvenido al mundo con colores que oscilan de blanco a negro, donde no hay un bien ni un mal. Donde hablemos seres humanos perfectamente imperfectos que buscan crecer y desarrollarse.
Recuerda que lo que digas se convierte en quien eres, trata de vivir una vida usando las palabras adecuadas, porque a veces, por no hacerlo, vibramos energéticamente de formas negativas que queramos o no influyen nuestro día a día. Por ejemplo, sí en la mañana se me cayó el café encima en camino al trabajo (para el cual iba tarde además) y pienso “¡Maldita sea! Obviamente así tenía que empezar este día, sabía no debía salir, ojalá me hubiera quedado encerrada…” Y me voy dando cuerda solita. ¿Qué sucede? Bueno, envés de estar abierta a un día que pudo haber sido efectivamente malo o sorpresivamente bueno, decidí ponerme unas lindas gafas oscuras donde todo se ve gris.
Esto sería todo por hoy, ya tienen tarea y espero puedan hacerla y compartir su experiencia.
Hasta la próxima!

20140620-082840-30520841.jpg

Tu cuerpo te habla, ¿lo escuchas?

somatizaciones3

El cuerpo siente. Sabemos que se da cuenta del calor, del frío, salen moretones cuando uno sufre de un golpe, sangra si es cortado. Parece ser una afirmación bastante tonta de hacer, sin embargo, quiero ir más allá. El cuerpo es nuestro medio de comunicación con esta vida en la que nos desarrollamos, nos permite estar aquí y es un reflejo de todo lo que pensamos, un reflejo de nuestros hábitos, nuestras actitudes. Para explicarlo de forma simple, usaré de ejemplo a las personas que fuman. Cuando se tiene ese tipo de hábitos, naturalmente cambiarán cosas en nuestro cuerpo. Hablan de los dedos, uñas y dientes amarillos pero yo quiero que nos centremos en el rostro. ¿Qué pasa con el? Se hacen unas distintivas arrugas alrededor de nuestra boca y es algo que podemos ver a distancia y nos puede dar una pista de cómo es la persona.

somatizaciones

Si vemos por otro lado a otra persona con sobrepeso, podemos pensar que tiene malos hábitos alimenticios y una vida sedentaria. Si pasa una persona con un ceño fruncido, ¿qué pensaremos? Enojona, gruñona. Gente que tiende a ciertas expresiones y ciertos hábitos lo imprimen en su cuerpo.

Pasa exactamente lo mismo con las emociones, nuestras emociones al ser muy intensas o cuando no les permitimos fluir como hablamos en una entrada anterior (Mitos de las emociones), terminan saliendo a través de nuestros poros. Esto es somatizar. El padecer de forma física algo referente a nuestras emociones, que este término tiene dos cara: los trastornos por somatización o somatoformes y la somatización, como la explico ahora.

Está en el lenguaje cotidiano “Me quedé paralizada del miedo”, “Me enojé tanto que hasta me duele el estómago”, “Ya cállate que de oírte me duele la cabeza”, “Siento como si cargara mil kilos en mis hombros”, pero nada más claro que “Estoy temblando de la emoción”.

Somos, como individuos, una entidad. Un triángulo que constituye en cada una de sus puntas distintas cuestiones: emociones, físico y la mente. No estoy olvidando la espiritualidad, pero me parece esa no es una punta más de lo que es una capa que recubre todo. En fin, si una de estas áreas se ve afectada, las demás sufren. Es decir, si soy súper deportista y mañana tengo una lesión que me impedirá hacer ejercicio por los próximos tres meses, ¿cómo creen que afectaría mi estado de ánimo? ¿o mi mente? Por supuesto, no me volveré tonta, pero me sentiré triste y probablemente me costaría dormir porque no estaría quemando el mismo número de calorías (energía).

Si vivo el fallecimiento de un ser querido, pasará de manera similar pero enfocada en otra punta: mis emociones. Sentiré una tristeza y melancolía fuerte que no me permitirá concentrarme (mente) y quizás me quite el apetito (cuerpo), por lo que perdería peso. Somos parte de un balance perfecto y en el momento que uno se ve afectado, todo lo demás padece.

somatizaciones2

Algunas de las somatizaciones más comunes (junto con sus causas) acerca de las cuales podemos hablar están:

  • Dolor de estómago. El estómago es considerado el centro de las emociones, por lo que cuando las contenemos se ve reflejado en él.
  • Dolor de pecho o sensación de asfixia. Sumamente relacionado con el mal manejo de la ansiedad.
  • Dolor o tensión en la espalda / cuello. Común cuando vivimos altos niveles de estrés.
  • Irritaciones en la piel. También relacionado con la ansiedad, una persona en este estado es más propensa a rascarse.
  • Dolor de garganta. Dicen tiene que ver con no decir lo que se siente, por lo que la energía se queda posicionada ahí.
  • Dolor de cabeza. La cabeza se relaciona con todo, porque dependerá mucho de cada persona. Pero tiene que ver con indecisión o estrés antes diversas situaciones.

Entonces, podemos decir que un mejor manejo emocional nos ayudará a sufrir menos de somatizaciones, por lo que te recomiendo revises un artículo que escribí anteriormente “Si lloro me arrugo: Mitos de las emociones” y si deseas aprender más de métodos para relajación, puedes leer “Más meditación, menos vodka”.

Esto sería todo por hoy y recuerda: Escucha a tu cuerpo porque es más sabio de lo que crees. Hasta la próxima.