¿Dopaminas? La música es la mejor medicina

IMG_9501.JPG
La música es una composición de emociones. Un ritmo que saca a relucir lo mas profundo de nuestro ser. Tenemos al menos una canción para acompañar nuestra tristeza y nuestra alegría. Una canción para cuando nos sentimos solos e incomprendidos, enamorados, traicionados; básicamente para todo.
La música con todos sus matices llena cada recoveco de nuestra persona y sabe exactamente como disminuir o aumentar sensaciones. Como sí tuviera el control de nuestra cabeza y pudiera subir y bajar nuestras emociones. Piénsenlo, seguramente hay una canción que puede alumbrarles el día más oscuro y otra que puede arruinarte completamente el día. Por ejemplo, alguna vez me dijeron que estar triste y escuchar las melodías de Adele era como querer multiplicar tus males, y sí, es tan mágica la composición musical que puede sumar, restar, dividir y multiplicar todas nuestras sensaciones.
Con esto claro, creo que no está de mas en listar los muchos beneficios que tiene la música:
-Aprender a tocar un instrumento previene el deterioro cognitivo
-Impulsa el ejercicio mejorando el rendimiento físico
-Fomenta nuestro estado de ánimo de elección
-Disminuye los niveles de estrés
-Crea estados de concentración y flujo
Estas cualidades que tiene son muy especiales, sobre todo en el mundo que vivimos pero la mejor es: una canción puede tener el efecto de consumir nuestra comida favorita, ver al ser amado o simplemente lo que nos causé placer debido a que activa una parte del cerebro (accubens) ocasionando la liberación de dopamina, que como bien sabemos es un neurotransmisor que tiene un papel importante en el comportamiento, la motivación, regulación del sueño, la atención y en el mismo estado de ánimo de las personas.
Esto es muy importante debido a que la mayoría de los antidepresivos que se recetan para tratar todo tipo de trastornos, buscan aumentar los niveles de dopamina y serotonina. Ambas determinan el sentimiento de felicidad.
¿A qué voy con todo esto? Sí crees que te haz visto afectada por diversas situaciones que están sucediendo actualmente en tu vida, una forma fácil y rápida de cambiar la dirección de las cosas es haciendo una buena revisión de la música que escuchas. ¿Recuerdas la frase “vístete como quieres que te vean los demás”? Bueno, también aplica el escucha como quieres sentirte en general. ¿Tiendes a escuchar música melancólica? ¿Movida pero con letras intensas y agresivas? ¿Piezas sin letra, completamente instrumentales? Una forma sencilla de comenzar a cambiar tu perspectiva de la vida es modificando tus hábitos musicales. Definitivamente esto no arreglara todos tus problemas, pero es una pieza para completar el rompecabezas.
¿Qué música les gusta? ¿Qué piensan de esto? Espero sus comentarios. Hasta la próxima!

IMG_9500.JPG

Anuncios

Dime cómo piensas y te diré quién eres

IMG_8816.JPG

Aceptémoslo, nos basta 5 segundos para crearnos una opinión firme y completa de cualquier persona que pasa frente a nosotros. Utilizamos su forma de vestir, su corte y color de pelo y hasta su misma expresión.
¿Tatuajes? Vago. ¿Pelo largo en hombre? Naco. ¿Falda corta y escote? Una cualquiera. ¿Traje y pelo corto? Empresario. ¿Vestido de negro? Emo. ¿Güero con shorts? Surfista. ¿Rastas? Marihuano. Y podemos irnos más específicos. ¿Músico? Alcohólico. ¿Médico? Brillante. ¿Psicologo? Loco. ¿Estilista? Homosexual sí es hombre, madre soltera sí es mujer. A lo que voy es que velozmente ponemos una etiqueta (o muchas) a un ser humano sin conocerlos realmente. Y es algo normal, ¿pero debería de serlo?

IMG_8814.JPG

Veamosnos en el espejo, párense un momento y piensen que se ven en la calle, ¿qué pensarían de ustedes mismos? En un buen día que estamos bañados y arreglados, quizás nada fuera de lo común o que nos pudiera parecer molesto, pero ¿y en un día que se desvelaron y que se les acabo la ropa limpia? ¿O en un día que tienen flojera? Tal vez los creerían fachosos, sucios, etc. ¿Eso son? ¿Por qué asumir lo peor cuando no sabemos con claridad la historia de nadie? No sabemos sí tiene 4 hijos que no le permiten arreglarse, o sí apenas descansa de su trabajo pesado. No sé ustedes pero yo no creo que sería posible determinar quien soy al verme pasar. Y no siempre creo dar la mejor impresión, no me gustaría que se quedarán con una sola idea. En fin..
¿Qué creen dice de nosotros el asumir? Es natural que el ser humano quiera nombrar, hemos dedicado años a saber qué son las cosas, entenderlas y poder nombrar. Sin embargo, parte de la belleza de la vida es la incertidumbre. ¿No has encontrado un fascinante ser humano de quien menos lo esperabas? Asumir no resulta ser sólo instintivo, sino además es crear paradigmas que nublan lo que nos puede dar la persona por sí mismo. Es crear expectativas, y pareciera que es mejor tener malas expectativas y que te demuestren lo contrario, pero no, es mejor no tener expectativas, porque así no tendremos apegos que nos hagan daño.

IMG_8817.PNG

Después de esta larga reflexión, y haciendo honor a mis costumbres, revisemos juntos qué podemos hacer para evitar los prejuicios.
1. Mente abierta. Una mente cerrada se caracteriza por ser como una cajita con muchas separaciones también cuadradas donde todo ya tiene un lugar y aunque podrían unos tener relación con otros, nunca llegan a tocarse; todo es blanco y negro. Asume conocer ya todo, tener todas las respuestas “correctas”. En cambio la mente abierta tiene la premisa de que nada es lo que parece y que cada cosa puede significar mil cosas, posee altos niveles de imaginación y creatividad. Su inteligencia se expande en cada conversación, porque no niega las cosas, las acepta; aunque sí decide qué creer o no. ¿Cuál te gusta más?
2. Tiempo. Te decía que con 5 segundos hacíamos un prejuicio, exageré porque es menos tiempo. Por lo que hace falta, y valga la redundancia, tiempo. Dale oportunidad a las personas y situaciones que se desenvuelvan y con la información que te da la experiencia, ahora sí crea una idea con la mente abierta de que puedes tener otra mas adelante.
3. Sinceridad. ¿De dónde viene este prejuicio? ¿De ti, de la sociedad, de tus padres, amigos, colegas?
4. Claridad. En un momento decía que dedicamos mucho tiempo a la creación del lenguaje, bueno, habrá que usarlo como se debe, ¿no crees? Es decir, nombrar las cosas correctamente y también, asumir nuestra responsabilidad por lo que sale de nuestra boca, usando sencillamente “yo creo”, “a mi me parece”. ¿Por qué? Queramos o no somos seres subjetivos y finalmente tenemos derecho a tener opiniones, pero no a determinar.
5. Prevenir. Está sería una tarea para la semana y un hábito para la vida. Cuando observen a alguien quiero que se detengan en el momento que quieran clasificar, y piensen que se trata de un ser completo que no puede ser determinado con sólo verlo pasar. Repitan esto tanto como les sea necesario. Pero además, tómense el tiempo de analizar por qué pensaron eso de esa persona, no analizando al otro, sino a ti mismo, porque el prejuicio viene de ti y nadie mas.
6. Igualdad. En esencia todos somos seres humanos. Punto. No tenemos etiquetas, porque no somos distintos.
7. Aprende de tus errores. Sí te sucedió, como a muchos, juzgar y darte cuenta de todo lo contrario, tómalo como una enseñanza.
8. Sigue tu corazón. Suena como una frase romántica, pero no me refiero a eso. Tu instinto tiene la respuesta en muchos sentidos, cree en él antes de creer en tu mente y sus concepciones.
9. Una característica no te define. Digamos que eres excelente pintor, ¿sólo serias eso? No, serias mil cosas mas. Igual sucede con los demás. Como no quieres tu tener una sola faceta, tampoco ellos.
10. Observar, no juzgar. Creo que dice todo esa línea.
11. Tenemos una historia. Somos un ser integrado por sucesos, experiencias, emociones, pensamientos, etc. Eso nos convierte en quienes somos, no la ropa ni nuestro peinado.
12. Aceptar y comprender. Muy ligado al punto anterior. Dado que no conocemos lo que sucede con el otro, hay que aceptarlos y comprenderlos. Sí cada quien hace las cosas distintas, pero eso no significa que tu u otro podrían hacerlo mejor.

IMG_8815.JPG

Generalmente los prejuicios responden a las exigencias de “cómo debería ser” y en realidad, a mi parecer, no hay una sola forma de ser. No hay un determinado bien o mal, todo tiene matices y como les decía, somos seres infinitos que pueden ser cualquier cosa.
Espero esto sirva como reflexión y para erradicar esos prejuicios que nos hacen tanto daño. Ojalá puedan comentar al respecto que siempre me es gustoso conocer sus opiniones. Hasta la próxima!

Te invitamos a visitarnos en:

boosterblog.com

Abracadabra: El poder de las palabras

20140619-232045-84045548.jpg
“Lo que sale de tu boca, está en tu mente”. Esto es sumamente potente, sí lo analizamos debidamente. Nuestra forma de hablar, de expresarnos, está completamente vinculada con nuestra mente, que es claramente también el contenido de nuestra persona.
Alguna vez me contaron de un experimento que llamó mucho mi atención porque habla del efecto que tienen las palabras y sus vibraciones en nuestra persona. En dicho experimento tenían un grupo de personas que durante sus operaciones quirúrgicas, en estado de anestesia, les decían cosas alentadoras y lo contrario. Los resultados demostraron que quienes fueron alentados tuvieron una recuperación más rápida que quienes no.
Bien sabemos que existen dos tipos de obtención de la información, una viene de adentro y otra de afuera. Uno es lo que piensan de mi y en el lado contrario, lo que otros piensan de mi. Ambas tienen una influencia significativa en los pensamientos. Un ejemplo simple es que te digan tonto varias veces en tu niñez, esto que viene de fuera, termina siendo un paradigma, un discurso propio que te detiene más adelante o peor aún, que repites como grabación.
Entonces lo expresas, lo cargas y lo vives. También funciona con las cosas positivas, pero en general las cosas negativas resaltan.
Vamos por la vida cargando pensamientos que determinan cómo vemos el mundo. Sí mis pensamientos están plagados de palabras altisonantes, groserías y comentarios despectivos es como sí caminara debajo de una nube que llueve y relampaguea. Sí al contrario soy una persona tan feliz que parezco estar en drogas, probablemente traeré el sol colgando en mi hombro.
¿Te identificaste un poco con el primero? ¿No estas seguro de en qué grupo quedas? Afortunadamente, revuelvo pensamientos con un propósito y planes de acción. Veamos los consejos para esto:
-Identifica tus pensamientos. Ahora sí que saca una linda libretita con una pluma y anota lo que viene a tu mente cuando divagas, o pon atención sobre el lado al que te inclinas. ¿Más positivo? ¿Más negativo?
-¿De quiénes son esos pensamientos? Suena tonto, pero quiero recuerdes que hay cosas que parecen nuestras pero no surgieron de nosotros. Entonces piensa de dónde vienen.
-Desmenúzalos. ¿Tienen razón? ¿Tienen sentido? Haz una linda lista de por qué sí y por qué no, con esto te darás cuenta, utilizando la lógica, de sí son un sin sentido o no.
-Soluciónalos. Sí. Harás un plan de acción de la respuesta que te darás a ti mismo cuando te acosen esos pensamientos. Es decir, mi pensamiento es que soy una persona tonta, ya hice mi lista y pues no soy así el foco más brillante pero que digas tonta tonta tampoco, porque hice un número de cosas que me reconocieron. Bueno, sí llega a mi mente “qué tonta soy, siempre es lo mismo conmigo”, me contesto “no, hago tonterías de vez en cuando, como todos”. El mensaje es distinto y se sentirá distinto en nuestro cerebro y día.
-Memorízalo. Todas las respuestas quiero que las repitas como sí fuera un mantra. Porque entonces pensarás primero eso que el pensamiento negativo, que eventualmente quitarás desde la raíz.
-Ve los matices nuevos del mundo. Bienvenido al mundo con colores que oscilan de blanco a negro, donde no hay un bien ni un mal. Donde hablemos seres humanos perfectamente imperfectos que buscan crecer y desarrollarse.
Recuerda que lo que digas se convierte en quien eres, trata de vivir una vida usando las palabras adecuadas, porque a veces, por no hacerlo, vibramos energéticamente de formas negativas que queramos o no influyen nuestro día a día. Por ejemplo, sí en la mañana se me cayó el café encima en camino al trabajo (para el cual iba tarde además) y pienso “¡Maldita sea! Obviamente así tenía que empezar este día, sabía no debía salir, ojalá me hubiera quedado encerrada…” Y me voy dando cuerda solita. ¿Qué sucede? Bueno, envés de estar abierta a un día que pudo haber sido efectivamente malo o sorpresivamente bueno, decidí ponerme unas lindas gafas oscuras donde todo se ve gris.
Esto sería todo por hoy, ya tienen tarea y espero puedan hacerla y compartir su experiencia.
Hasta la próxima!

20140620-082840-30520841.jpg

Tu cuerpo te habla, ¿lo escuchas?

somatizaciones3

El cuerpo siente. Sabemos que se da cuenta del calor, del frío, salen moretones cuando uno sufre de un golpe, sangra si es cortado. Parece ser una afirmación bastante tonta de hacer, sin embargo, quiero ir más allá. El cuerpo es nuestro medio de comunicación con esta vida en la que nos desarrollamos, nos permite estar aquí y es un reflejo de todo lo que pensamos, un reflejo de nuestros hábitos, nuestras actitudes. Para explicarlo de forma simple, usaré de ejemplo a las personas que fuman. Cuando se tiene ese tipo de hábitos, naturalmente cambiarán cosas en nuestro cuerpo. Hablan de los dedos, uñas y dientes amarillos pero yo quiero que nos centremos en el rostro. ¿Qué pasa con el? Se hacen unas distintivas arrugas alrededor de nuestra boca y es algo que podemos ver a distancia y nos puede dar una pista de cómo es la persona.

somatizaciones

Si vemos por otro lado a otra persona con sobrepeso, podemos pensar que tiene malos hábitos alimenticios y una vida sedentaria. Si pasa una persona con un ceño fruncido, ¿qué pensaremos? Enojona, gruñona. Gente que tiende a ciertas expresiones y ciertos hábitos lo imprimen en su cuerpo.

Pasa exactamente lo mismo con las emociones, nuestras emociones al ser muy intensas o cuando no les permitimos fluir como hablamos en una entrada anterior (Mitos de las emociones), terminan saliendo a través de nuestros poros. Esto es somatizar. El padecer de forma física algo referente a nuestras emociones, que este término tiene dos cara: los trastornos por somatización o somatoformes y la somatización, como la explico ahora.

Está en el lenguaje cotidiano “Me quedé paralizada del miedo”, “Me enojé tanto que hasta me duele el estómago”, “Ya cállate que de oírte me duele la cabeza”, “Siento como si cargara mil kilos en mis hombros”, pero nada más claro que “Estoy temblando de la emoción”.

Somos, como individuos, una entidad. Un triángulo que constituye en cada una de sus puntas distintas cuestiones: emociones, físico y la mente. No estoy olvidando la espiritualidad, pero me parece esa no es una punta más de lo que es una capa que recubre todo. En fin, si una de estas áreas se ve afectada, las demás sufren. Es decir, si soy súper deportista y mañana tengo una lesión que me impedirá hacer ejercicio por los próximos tres meses, ¿cómo creen que afectaría mi estado de ánimo? ¿o mi mente? Por supuesto, no me volveré tonta, pero me sentiré triste y probablemente me costaría dormir porque no estaría quemando el mismo número de calorías (energía).

Si vivo el fallecimiento de un ser querido, pasará de manera similar pero enfocada en otra punta: mis emociones. Sentiré una tristeza y melancolía fuerte que no me permitirá concentrarme (mente) y quizás me quite el apetito (cuerpo), por lo que perdería peso. Somos parte de un balance perfecto y en el momento que uno se ve afectado, todo lo demás padece.

somatizaciones2

Algunas de las somatizaciones más comunes (junto con sus causas) acerca de las cuales podemos hablar están:

  • Dolor de estómago. El estómago es considerado el centro de las emociones, por lo que cuando las contenemos se ve reflejado en él.
  • Dolor de pecho o sensación de asfixia. Sumamente relacionado con el mal manejo de la ansiedad.
  • Dolor o tensión en la espalda / cuello. Común cuando vivimos altos niveles de estrés.
  • Irritaciones en la piel. También relacionado con la ansiedad, una persona en este estado es más propensa a rascarse.
  • Dolor de garganta. Dicen tiene que ver con no decir lo que se siente, por lo que la energía se queda posicionada ahí.
  • Dolor de cabeza. La cabeza se relaciona con todo, porque dependerá mucho de cada persona. Pero tiene que ver con indecisión o estrés antes diversas situaciones.

Entonces, podemos decir que un mejor manejo emocional nos ayudará a sufrir menos de somatizaciones, por lo que te recomiendo revises un artículo que escribí anteriormente “Si lloro me arrugo: Mitos de las emociones” y si deseas aprender más de métodos para relajación, puedes leer “Más meditación, menos vodka”.

Esto sería todo por hoy y recuerda: Escucha a tu cuerpo porque es más sabio de lo que crees. Hasta la próxima.

Lluvia por dentro, ¿cómo manejar la depresión?

 20140608-105451-39291300.jpg

Normalmente en nuestro lenguaje utilizamos la palabra depresión para hablar sobre un estado de tristeza, decimos frases como “Ya me deprimí” o “Estoy depre” cuando un día nos despertamos sintiéndonos abatidos o quizás cuando sucede algo fuera de nuestra expectativa; como muchos otros términos clínicos les quitamos su verdadero significado. La depresión es considerada como un trastorno del estado de ánimo que llega a afectar a la mayor parte de la población alguna vez en sus vidas y de manera más grave o más leve conforme la persona. Se caracteriza por una serie de cualidades que determinan que efectivamente es una depresión, por lo que debe ser persistente por un tiempo, pero además ir de la mano con síntomas como:

  • Tristeza o melancolía.
  • Pérdida de interés en las actividades que anteriormente eran de su agrado.
  • Pérdida o aumento de peso, sin cambiar la dieta.
  • Dificultad para dormir o sueño excesivo. También pueden despertar constantemente en la noche.
  • Sentimientos de fatiga o pierden fácilmente la energía.
  • Sentimientos de desvalorización.
  • Ideación suicida, y en los casos más graves, intentos suicidas.

Por lo que podemos observar no se trata de llorar un día o sentirnos abatidos en ocasiones, sino que representa mucho más que eso. Es un padecimiento relativamente común que tiene su inicio normalmente entre los 15 y 30 años, aunque se puede dar antes o después de esta edad. Se ha encontrado que las mujeres lo padecen hasta dos veces más que los varones, pero como se tratan antes, los hombres tienden a estar en peores estados depresivos.

Si creen que podrían padecer esto o desean saber en qué medida les comparto un link a un test que les permitirá saber si padecen de este trastorno: Inventario de Depresión de Beck. Sin embargo, les aconsejo ir con un terapeuta para que confirme esto y les dé el debido tratamiento.

20140608-105451-39291208.jpg

Bueno, si ahora que leyeron todo esto creen que tiene mucho que ver con su sentir y se sienten atormentados, siempre les recomendaré buscar el apoyo de un psicólogo. Sin embargo, hay cosas que podemos hacer nosotros mismos para disminuir de manera drástica el estado de ánimo depresivo:

  • Meditar. He hablado mucho sobre los beneficios de la meditación en otras entradas, por lo que en esta ocasión seré breve: Meditar ayuda a crear un estado de relajación alto y te posiciona en el presente.
  • Dormir. Uno de los síntomas más graves de la depresión es la falta de sueño o el exceso de este. Es importante trates de dormir por lo menos 8 horas, si encuentras dificultad te recomiendo tomar un té o leche caliente antes de ir a la cama y por supuesto cenar ligero.
  • Cambiar alimentación y comer saludablemente. La depresión tiene que ver con un funcionamiento específico del cerebro, que por ende lo afecta directamente. Como hay bajos niveles de serotonina, nos sentimos abatidos y hay alimentos que nos ayudarán a obtener triptófano que se transforma eventualmente en el neurotransmisor que necesitamos (serotonina), por lo que más allá de comer frutas y verduras, debemos incluir a nuestra dieta: huevos, leche, avena, chocolate, plátano, amarantos, calabazas.
  • Trabajar autoestima. Una persona con depresión tendrá un bajo concepto de sí misma y es por eso que necesitas analizar lo que piensas de ti y desmitificarlo. Por ejemplo, si pensaras “Soy tonta y por eso todo me sale mal” puedes convertirlo en “Soy humana y en ocasiones me equivocaré como todos”. El truco es ser menos severos con nosotros mismos y encontrar razones para querernos.
  • Deshacernos de lo innecesario. Hay cosas en nuestras vidas que nos causan más malestar del necesario, pueden ser personas o situaciones. Es como dijo Steve Jobs en su discurso en Stanford “Todo los días me pregunto si soy feliz con lo que haré, si van varios días en los que mi respuesta es no, comienzo a hacer cambios”. Deshazte de las personas que sean tóxicas y desapégate de las situaciones que te causen infelicidad.
  • Vivir en el aquí y el ahora. Cuando vivimos en el futuro padecemos de ansiedad; cuando vivimos en el pasado, depresión. Es por eso que requerimos regresar al presente para que podamos
  • Dedica tiempo para ti todos los días. Si no lo haces tú, ¿quién lo hará? No te dejes arrastrar por la rutina, cuando no disfrutas de tu día es más difícil que encuentres razones para sentirte contento, por lo que busca un espacio dedicado exclusivamente para ti y hacer lo que disfrutes, quizás escuchar música o pasear, cualquier cosa.
  • No tengas miedo de hacerle frente a tus emociones.
  • Exprésate. Es muy importante que no te quedes con todo lo que sientes, a otros les puede parecer irracional que estés así pero no importa lo que piensen, importa que dejes salir tus ideas.
  • Busca apoyo en tus seres queridos. La depresión crea la sensación de que no hay con quien contar, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones lo hay. Es momento que te acerques a tu familia y a tus amigos.
  • Cuida tu imagen. Sé que en ocasiones es lo que uno menos desea, quiere andar en pants y tenis todo el día, con una sudadera enorme que te hace parecer un saco de patatas. Pero se ha encontrado que cuando te arreglas te sientes mejor, en parte porque otros lo notan. No importa la razón, pero vale la pena intentarlo.
  • Ejercicio. Cuando hacemos ejercicio liberamos endorfinas, que nos causa un estado de satisfacción, así que si añadimos una rutina breve de ejercicio a nuestra vida nos sentiremos y veremos mejor. También es una excelente forma de liberar estrés. O puedes reír que tiene un efecto similar.
  • Tómalo un día a la vez. Es un proceso y te tomará tiempo, pero eso no importa siempre y cuando des hoy el primer paso. Unos días serán mejores que otros, pero eventualmente podrás ver atrás y darte cuenta que has superado este trastorno.

Es un trastorno bastante difícil dado que es muy poco comprendido, y es por eso que invito a quienes no padecen de depresión como a quienes sí a ver el siguiente video que les ayudará a entender más por lo que pasa una persona con este sentir: Yo tenía un perro negro llamado depresión

Con todo esto espero puedas retomar tu vida, debes saber que mereces ser feliz y mereces sentirte pleno. La decisión está en ti, de hacer cambios y buscar ayuda. Hasta la próxima.