Eres tan viejo como te sientes

20140716-163132-59492717.jpg
Pasamos mucho tiempo queriendo crecer y cuando finalmente estamos en esa edad donde podemos ser responsables e independientes, todos desearían regresar a ser unos infantes que se dedicaban sólo a comer y dormir.
Está de mas decir que la edad te da responsabilidades de las cuales no puedes deshacerte, y muchas de estas te traen estrés y sensación de que tu vida como la conocías se ha acabado.
Pareciera que vamos dejando que la vida nos ponga trabas y pensamientos para estar siempre cansados y perdiendo el ánimo, prefiriendo mil veces quedarnos en casa a salir a ver a nuestros amigos. Por lo que decir que hemos envejecido, sería lo de menos.
Todas estas situaciones han creado que la gente desee mantenerse siempre joven, siempre guapo, siempre gozando de una excelente salud. Porque ese golpe que no te molesto a los 13 años probablemente a los 35 sí lo hará. Lo que se nos olvida, es que somos tan viejos como nos sentimos. Habrá adultos mayores que actúan como adolescentes y niños pequeños que juras ver arrugas en sus rostros. No podemos detener el paso del tiempo, pero sí como este nos afecta.
Con esta premisa tan interesante, planee hablarte de los trucos para mantener tu cuerpo y tu mente joven, sobre todo la mente porque aceptémoslo: la carne seguirá su proceso de envejecimiento queramos o no.
1. Hábitos saludables – nuestro cuerpo es nuestro templo y sí queremos mantenernos sanos debemos cuidarlo apropiadamente. También es la única forma literal de ver nuestro crecimiento. Entonces, recomiendo dejar los hábitos poco saludables, como fumar, tomar en exceso, utilizar sustancias psico activas, etc. Muy básico. Puedes ser un niño en tu corazón pero sí tu cuerpo lo tienes como de señor de 80 años, no hay mucho que se pueda hacer.
2. Eres lo que comes – si pasas tu tiempo comiendo palomitas y chocolate, serás precisamente eso y esto acarreara condiciones coherentes con tu estado físico.
3. Somos 80% agua – y por muy irónico que parezca, necesitamos seguir consumiendo líquidos, así que hidrátate bien.
4. Evita el estrés – digamos que sigues en la universidad y estas a una semana o dos de finales, te avisan que se te pedirá un tedioso trabajo para el último día de clases y decides hacerlo a última hora, eso no es evitar el estrés. Es caminar hacia él e invitarlo a vivir en tu casa. Hay situaciones que no podemos cambiar, por eso ocúpate de las que sí.
5. Duerme – sé que hasta los mejores programas televisivos están en horario nocturno y que después de un día pesado de trabajo o estudio es tentador dedicarse a hacer otras cosas, sin embargo, sí no duermes físicamente te conviertes en un zombi y mentalmente.. Bueno, también. Entonces recuerda siempre hacer lo máximo posible para apagar luces y cerrar los ojos por mínimo 6 horas.
6. Ejercicio – incluir en tu día media hora de ejercicio te da la vitalidad de un niño pequeño, por supuesto no los primeros días que estas adolorido y quieres morir, pero después verás como tienes más energía y te ves mejor.
7. Sé feliz – sonara como el consejo más trillado del mundo, pero no deja de ser cierto. Se trata de agradecer y maravillarse por las cosas de las que disfrutamos, casi sin darnos cuenta. Como la compañía de nuestros seres queridos, salud, una taza de café, una buena comida. Todo esto es motivo de felicidad, pero sí necesitas más que eso para sentirte alegre, te recomiendo leas mi entrada anterior llamada “Quieres ser más feliz?, te digo cómo“.
8. Piensa y visualiza – la mente es infinitamente poderosa, por lo que pensar en positivo y visualizarse en este sentido te puede ayudar a cumplir tus metas, eso sí, también es importante moverse hacia ellas.
9. Trata tu cuerpo con respeto – me refiero a esa frase “hasta que el cuerpo aguante”, que la he oído en muchos contextos distintos y a lo que voy es: sí, hasta que el cuerpo aguante pero después dejen al cuerpo descansar. Sí le vas a exigir de mas, también le deberás dar sus tiempos para que no te pase la cuenta después con intereses.
10. Gimnasia cerebral – lo que más debemos de ejercitar, es nuestro cerebro. Por lo que les recomiendo buscar estos ejercicios de gimnasia cerebral que son sumamente sencillos, específicos y cortos que les ayudarán con distintas temáticas conforme el ejercicio.
11. Haz lo que te apasiona – la felicidad está en hacer lo que nos gusta, que no siempre es posible pero sí debemos de hacer el esfuerzo para que este en el calendario. Date media hora diaria o varias horas una vez a la semana para hacer aquello que te guste. Puede ser bailar, cantar, dormir, leer, lo que sea. Es tu tiempo y tus intereses.
12. Sigue aprendiendo – envejeces el día que crees saberlo todo, porque te cierras a un mundo de posibilidades. Sí miras el mundo con curiosidad, serás como un niño en cuerpo de adulto.
13. Cuida tu corazón y emociones – no podemos evitar las heridas o las emociones fuertes, los malos eventos o situaciones, pero sí podemos decidir como enfrentarlos. No dejes que tu corazón duela por cualquier cosa, escoge bien tus motivos para llorar. Esto no significa limitar, pero utilizar todo de manera inteligente.
14. Ten una vida simple – aléjate de las cosas superfluas. Ten bien pensadas tus prioridades, porque finalmente no todo es importante. Aún lo que hoy nos parece importante podría mañana no serlo, y podríamos vivir torturándonos por situaciones que pasarán.
15. Organízate. La incertidumbre en muchos sentidos puede crear ansiedad. Por lo que no está de mas organizar bien nuestro tiempo pero más aún nuestro presupuesto. Hay que tener claras nuestras metas y todos los días aportar un poco para cumplirlas. Sí quieres conseguir un aumento pronto, es más importante hacer algo para merecerlo que irte de parranda y posponer las actividades que te fueron asignadas.
16. Sé realista – a pesar de que el mundo fantástico que visualizamos es más bonito que la realidad, no te puedes esconder en el. Hay que enfrentar el mundo aún cuando nos parezca desagradable porque esto nos dará el sentido de realidad que necesitamos.
17. Come en calma – son hábitos milenarios altamente recomendables. Date tu tiempo para comer, no lo hagas corriendo ni caminado porque te pierdes un momento clave para obtener la energía de tu día y disfrutar el momento.
18. Gente nueva y distinta – esto no significa que botes a tus amigos, más bien que tus amigos seguramente comparten muchas cosas en común contigo: una forma de pensar, gusto por las mismas cosas, hobbies o intereses similares. Y esto puede encasillarnos en ciertas conductas y no permitirnos seguir creciendo, por lo que es bueno buscar gente distinta y empaparnos de lo que pueden ofrecernos. Descubrirás muchas cosas nuevas y aprenderás más de ti mismo.
19. Conéctate con tu ser interior – dicen por ahí que ni las mujeres saben qué quieren, y no sé sí sea verdad o no, lo que sí sé es que entre menos estés conectado contigo mismo más difícil te será discernir entre lo que deseas y lo que no.
20. Nunca dejes de buscar crecer – como les mencionaba adquirir la edad es inevitable, el envejecer es lo opcional, pero dentro de todo es más viejo el que deja de desarrollarse, que quien no. Así que nunca dejes de buscar qué más puedes hacer, aprender, conocer. Involucrate aún en lo mas ridículo, porque todo esto te ayudara a mantener un alma joven llena de sabiduría.

20140716-163132-59492774.jpg
Pareciera una lista interminable pero en realidad son cosas bastante básicas que en la acelerada vida del adulto olvidamos. Es importante portar nuestras arrugas y canas con orgullo, porque finalmente nos las hemos ganado, son señal de los años y obstáculos que hemos superado, pero no por eso debemos actuar como ancianos.
Con esto cierro por hoy, espero sus comentarios y reflexiones. Hasta la próxima!

20140716-163132-59492643.jpg

Anuncios

Abracadabra: El poder de las palabras

20140619-232045-84045548.jpg
“Lo que sale de tu boca, está en tu mente”. Esto es sumamente potente, sí lo analizamos debidamente. Nuestra forma de hablar, de expresarnos, está completamente vinculada con nuestra mente, que es claramente también el contenido de nuestra persona.
Alguna vez me contaron de un experimento que llamó mucho mi atención porque habla del efecto que tienen las palabras y sus vibraciones en nuestra persona. En dicho experimento tenían un grupo de personas que durante sus operaciones quirúrgicas, en estado de anestesia, les decían cosas alentadoras y lo contrario. Los resultados demostraron que quienes fueron alentados tuvieron una recuperación más rápida que quienes no.
Bien sabemos que existen dos tipos de obtención de la información, una viene de adentro y otra de afuera. Uno es lo que piensan de mi y en el lado contrario, lo que otros piensan de mi. Ambas tienen una influencia significativa en los pensamientos. Un ejemplo simple es que te digan tonto varias veces en tu niñez, esto que viene de fuera, termina siendo un paradigma, un discurso propio que te detiene más adelante o peor aún, que repites como grabación.
Entonces lo expresas, lo cargas y lo vives. También funciona con las cosas positivas, pero en general las cosas negativas resaltan.
Vamos por la vida cargando pensamientos que determinan cómo vemos el mundo. Sí mis pensamientos están plagados de palabras altisonantes, groserías y comentarios despectivos es como sí caminara debajo de una nube que llueve y relampaguea. Sí al contrario soy una persona tan feliz que parezco estar en drogas, probablemente traeré el sol colgando en mi hombro.
¿Te identificaste un poco con el primero? ¿No estas seguro de en qué grupo quedas? Afortunadamente, revuelvo pensamientos con un propósito y planes de acción. Veamos los consejos para esto:
-Identifica tus pensamientos. Ahora sí que saca una linda libretita con una pluma y anota lo que viene a tu mente cuando divagas, o pon atención sobre el lado al que te inclinas. ¿Más positivo? ¿Más negativo?
-¿De quiénes son esos pensamientos? Suena tonto, pero quiero recuerdes que hay cosas que parecen nuestras pero no surgieron de nosotros. Entonces piensa de dónde vienen.
-Desmenúzalos. ¿Tienen razón? ¿Tienen sentido? Haz una linda lista de por qué sí y por qué no, con esto te darás cuenta, utilizando la lógica, de sí son un sin sentido o no.
-Soluciónalos. Sí. Harás un plan de acción de la respuesta que te darás a ti mismo cuando te acosen esos pensamientos. Es decir, mi pensamiento es que soy una persona tonta, ya hice mi lista y pues no soy así el foco más brillante pero que digas tonta tonta tampoco, porque hice un número de cosas que me reconocieron. Bueno, sí llega a mi mente “qué tonta soy, siempre es lo mismo conmigo”, me contesto “no, hago tonterías de vez en cuando, como todos”. El mensaje es distinto y se sentirá distinto en nuestro cerebro y día.
-Memorízalo. Todas las respuestas quiero que las repitas como sí fuera un mantra. Porque entonces pensarás primero eso que el pensamiento negativo, que eventualmente quitarás desde la raíz.
-Ve los matices nuevos del mundo. Bienvenido al mundo con colores que oscilan de blanco a negro, donde no hay un bien ni un mal. Donde hablemos seres humanos perfectamente imperfectos que buscan crecer y desarrollarse.
Recuerda que lo que digas se convierte en quien eres, trata de vivir una vida usando las palabras adecuadas, porque a veces, por no hacerlo, vibramos energéticamente de formas negativas que queramos o no influyen nuestro día a día. Por ejemplo, sí en la mañana se me cayó el café encima en camino al trabajo (para el cual iba tarde además) y pienso “¡Maldita sea! Obviamente así tenía que empezar este día, sabía no debía salir, ojalá me hubiera quedado encerrada…” Y me voy dando cuerda solita. ¿Qué sucede? Bueno, envés de estar abierta a un día que pudo haber sido efectivamente malo o sorpresivamente bueno, decidí ponerme unas lindas gafas oscuras donde todo se ve gris.
Esto sería todo por hoy, ya tienen tarea y espero puedan hacerla y compartir su experiencia.
Hasta la próxima!

20140620-082840-30520841.jpg

Lluvia por dentro, ¿cómo manejar la depresión?

 20140608-105451-39291300.jpg

Normalmente en nuestro lenguaje utilizamos la palabra depresión para hablar sobre un estado de tristeza, decimos frases como “Ya me deprimí” o “Estoy depre” cuando un día nos despertamos sintiéndonos abatidos o quizás cuando sucede algo fuera de nuestra expectativa; como muchos otros términos clínicos les quitamos su verdadero significado. La depresión es considerada como un trastorno del estado de ánimo que llega a afectar a la mayor parte de la población alguna vez en sus vidas y de manera más grave o más leve conforme la persona. Se caracteriza por una serie de cualidades que determinan que efectivamente es una depresión, por lo que debe ser persistente por un tiempo, pero además ir de la mano con síntomas como:

  • Tristeza o melancolía.
  • Pérdida de interés en las actividades que anteriormente eran de su agrado.
  • Pérdida o aumento de peso, sin cambiar la dieta.
  • Dificultad para dormir o sueño excesivo. También pueden despertar constantemente en la noche.
  • Sentimientos de fatiga o pierden fácilmente la energía.
  • Sentimientos de desvalorización.
  • Ideación suicida, y en los casos más graves, intentos suicidas.

Por lo que podemos observar no se trata de llorar un día o sentirnos abatidos en ocasiones, sino que representa mucho más que eso. Es un padecimiento relativamente común que tiene su inicio normalmente entre los 15 y 30 años, aunque se puede dar antes o después de esta edad. Se ha encontrado que las mujeres lo padecen hasta dos veces más que los varones, pero como se tratan antes, los hombres tienden a estar en peores estados depresivos.

Si creen que podrían padecer esto o desean saber en qué medida les comparto un link a un test que les permitirá saber si padecen de este trastorno: Inventario de Depresión de Beck. Sin embargo, les aconsejo ir con un terapeuta para que confirme esto y les dé el debido tratamiento.

20140608-105451-39291208.jpg

Bueno, si ahora que leyeron todo esto creen que tiene mucho que ver con su sentir y se sienten atormentados, siempre les recomendaré buscar el apoyo de un psicólogo. Sin embargo, hay cosas que podemos hacer nosotros mismos para disminuir de manera drástica el estado de ánimo depresivo:

  • Meditar. He hablado mucho sobre los beneficios de la meditación en otras entradas, por lo que en esta ocasión seré breve: Meditar ayuda a crear un estado de relajación alto y te posiciona en el presente.
  • Dormir. Uno de los síntomas más graves de la depresión es la falta de sueño o el exceso de este. Es importante trates de dormir por lo menos 8 horas, si encuentras dificultad te recomiendo tomar un té o leche caliente antes de ir a la cama y por supuesto cenar ligero.
  • Cambiar alimentación y comer saludablemente. La depresión tiene que ver con un funcionamiento específico del cerebro, que por ende lo afecta directamente. Como hay bajos niveles de serotonina, nos sentimos abatidos y hay alimentos que nos ayudarán a obtener triptófano que se transforma eventualmente en el neurotransmisor que necesitamos (serotonina), por lo que más allá de comer frutas y verduras, debemos incluir a nuestra dieta: huevos, leche, avena, chocolate, plátano, amarantos, calabazas.
  • Trabajar autoestima. Una persona con depresión tendrá un bajo concepto de sí misma y es por eso que necesitas analizar lo que piensas de ti y desmitificarlo. Por ejemplo, si pensaras “Soy tonta y por eso todo me sale mal” puedes convertirlo en “Soy humana y en ocasiones me equivocaré como todos”. El truco es ser menos severos con nosotros mismos y encontrar razones para querernos.
  • Deshacernos de lo innecesario. Hay cosas en nuestras vidas que nos causan más malestar del necesario, pueden ser personas o situaciones. Es como dijo Steve Jobs en su discurso en Stanford “Todo los días me pregunto si soy feliz con lo que haré, si van varios días en los que mi respuesta es no, comienzo a hacer cambios”. Deshazte de las personas que sean tóxicas y desapégate de las situaciones que te causen infelicidad.
  • Vivir en el aquí y el ahora. Cuando vivimos en el futuro padecemos de ansiedad; cuando vivimos en el pasado, depresión. Es por eso que requerimos regresar al presente para que podamos
  • Dedica tiempo para ti todos los días. Si no lo haces tú, ¿quién lo hará? No te dejes arrastrar por la rutina, cuando no disfrutas de tu día es más difícil que encuentres razones para sentirte contento, por lo que busca un espacio dedicado exclusivamente para ti y hacer lo que disfrutes, quizás escuchar música o pasear, cualquier cosa.
  • No tengas miedo de hacerle frente a tus emociones.
  • Exprésate. Es muy importante que no te quedes con todo lo que sientes, a otros les puede parecer irracional que estés así pero no importa lo que piensen, importa que dejes salir tus ideas.
  • Busca apoyo en tus seres queridos. La depresión crea la sensación de que no hay con quien contar, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones lo hay. Es momento que te acerques a tu familia y a tus amigos.
  • Cuida tu imagen. Sé que en ocasiones es lo que uno menos desea, quiere andar en pants y tenis todo el día, con una sudadera enorme que te hace parecer un saco de patatas. Pero se ha encontrado que cuando te arreglas te sientes mejor, en parte porque otros lo notan. No importa la razón, pero vale la pena intentarlo.
  • Ejercicio. Cuando hacemos ejercicio liberamos endorfinas, que nos causa un estado de satisfacción, así que si añadimos una rutina breve de ejercicio a nuestra vida nos sentiremos y veremos mejor. También es una excelente forma de liberar estrés. O puedes reír que tiene un efecto similar.
  • Tómalo un día a la vez. Es un proceso y te tomará tiempo, pero eso no importa siempre y cuando des hoy el primer paso. Unos días serán mejores que otros, pero eventualmente podrás ver atrás y darte cuenta que has superado este trastorno.

Es un trastorno bastante difícil dado que es muy poco comprendido, y es por eso que invito a quienes no padecen de depresión como a quienes sí a ver el siguiente video que les ayudará a entender más por lo que pasa una persona con este sentir: Yo tenía un perro negro llamado depresión

Con todo esto espero puedas retomar tu vida, debes saber que mereces ser feliz y mereces sentirte pleno. La decisión está en ti, de hacer cambios y buscar ayuda. Hasta la próxima.

Espejito, espejito: Mi Imagen Corporal

Cada época tenía una idea de cómo había que vestirse y verse. Si vemos un poco hacia atrás, la concepción de belleza era voluptuosidad porque significaba posibilidad de tener hijos (por las caderas anchas), salud y abundancia, dado que sólo los burgueses podían comer hasta reventar. Claramente este no es el concepto actual, la mercadotecnia ha convertido a la mujer en un objeto puramente sexual y el mundo de la moda ha establecido estándares poco realistas para el cuerpo femenino.

Primero quiero que visualicemos el cuerpo promedio de la mujer mexicana, ¿cómo se ve? La estatura oscila entre 1.40 – 1.60 cm, normalmente son de piernas delgadas y torso más robusto. Podemos además decir que no tienen muchas pompas pero sí busto. ¿Este es tu cuerpo? ¿Si? ¿No? Bueno, cualquiera de las respuestas afirman a lo que quiero llegar sólo dame un momento. Cada país tiene una fisionomía específica, reconocemos a las japonesas como más chaparras y sumamente delgadas, a las europeas en general como más altas, etc. Por lo que es imposible hablar de un cuerpo en común entre todas las mujeres, aun siendo parte de una raza habrá variaciones, por eso se le llama promedio. El cuerpo que describí hace un momento es común entre mexicanas, pero habrá diferencias según cada persona. No todas tenemos la misma figura, punto.

El problema está en que nos hacen pensar que sólo hay un físico correcto y la presión mediática y a veces social hace que busquemos una figura que podría ser absolutamente ilusoria, como pensar que podemos crear piernas más largas o quitarnos las caderas, además de, en ocasiones, poco saludables. Ahora, cuando hablo acerca de saludable o no, me refiero específicamente al peso indicado por tu estatura, no a que sea malo ser delgado como tampoco es necesariamente bueno tener peso de más. Ningún extremo es bueno, la clave es entender cómo es tu figura (pera, reloj de arena, triángulo, rectángulo) y amarlo tal cual es.

Pero, ¿cómo amar un físico en concreto cuando va en desacuerdo con la imagen que dicen es deseable y “correcta”? Acostumbro a dar tips y esta no será la excepción.

  1. Ve a tu cuerpo como lo que te permite hacer lo que deseas. Más allá de si tenemos alma, espíritu, etc nos queda claro que nuestro cuerpo es la materia que nos permite existir en el aquí y el ahora. Nos da la posibilidad de trasladarnos, ¿pero qué más? Haz tu propia lista y léela cada vez que puedas.
  2. “Mi cuerpo es mi templo, mi templo es sagrado”. Así de simple. Respétalo, cuídalo, procúralo. El cuerpo que tienes es sólo tuyo y te dará la posibilidad de hacer lo que decidas.
  3. Olvídate de las modas. En el momento que algo está de moda, deja de estarlo. Es decir, las modas son transitorias. Viste tu cuerpo para ti, no para los demás. Ponte la ropa que te guste y sientas cómoda.
  4. Nutre tu cuerpo. Come cuando tengas hambre, toma agua cuando tengas sed. Pero además procura alimentarlo sanamente, esto determinará tú físico más que otra cosa. Y finalmente, lo ideal es salud, no talla 0.
  5. Permítete descansar. Ya les comentaba en la entrada anterior lo que sucede cuando no dormimos, entonces deja que tu cuerpo tenga sus descansos. Te sentirás mejor.
  6. Acepta la figura que tienes. Tu cuerpo es perfecto como es, sin importar si es tipo pera, reloj de arena, manzana, triángulo invertido, rectángulo, etc. Esa es tu figura y tiene ventajas que otra figura no tiene, aprovéchalas y hazlas relucir.
  7. Recuerda que tu valor está en ti y tus acciones, no en tu peso o talla.

Más que nada ama tu belleza, porque todos somos bellos en muchos más sentidos de los que queremos reconocer, y para demostrarlo te invito a ver los dos siguientes videos de Dove: Como te ves tú y como te ven otros y Lo que me gusta y lo que no me gusta

Esto es todo por hoy, hasta la próxima!

20140603-091855-33535910.jpg

Mi pareja ideal, ¿cómo la encuentro?

20140501-184405.jpg
Generalmente pasamos una gran cantidad de tiempo pensando en cómo sería nuestra pareja perfecta y cuáles serían sus características, sin embargo, buscamos muchos detalles pero no vemos la imagen completa. ¿Qué es lo que se busca normalmente? Bueno, según estudios la mujer busca seguridad financiera más que nada y el hombre, jovialidad y belleza. Desde una perspectiva biológica, tiene sentido. La mujer quiere asegurar el bienestar de sus hijos y el hombre, que quien escoja tenga los mejores genes para su descendencia. Todo esto se basa en una perspectiva más que nada instintiva.

Si hablamos de nuestra parte emocional probablemente las cualidades cambiarán, quizás no drásticamente. Y ahí mencionaríamos que sea simpático/a, amable, ambicioso/a, chistoso/a, divertido/a, etc. Al menos como algo base, quizá después unos que otros busquen que sea responsable, serio/a, que se pueda comprometer, etc. Pero, ¿genuinamente es todo eso lo esencial en el compañero “de toda tu vida”?

Por supuesto, voy directo a un punto interesante. Son pocos quienes salen del cliché creado en todas las películas infantiles o románticas, uno sueña con que simplemente des un click con la persona. En un mundo perfecto con eso bastaría, es más, en un romance transitorio también sería suficiente. Pero, ¿cuántos se ponen a pensar en qué se necesita para tener una relación duradera? Según mi experiencia no muchos, al principio lo importante es tener un par de cosas en común, mas eso no necesariamente determina que el otro sea nuestra pareja ideal.

Biológicamente al principio estamos dentro de un precioso cóctel de hormonas que hacen que todo sea amor y perfección. Está la serotonina, oxitocina, endorfinas, etc. Tu cuerpo hace que todo esto se libere cuando estás en contacto con esta maravillosa persona, al principio. Después, si no se forjó una buena relación con algún grado de profundidad, simplemente desaparecen las hormonas y así también se va el amor.

¿Acaso no se han preguntado por qué las relaciones en promedio no duran más de 3 o 5 meses? Bueno, he ahí la respuesta. Pero, esperen un momento: no porque lleven ya más de 5 meses con su pareja significa que están fuera de peligro. Hay quienes pueden pasar años liberando esas hormonas, como quienes simplemente se adaptan a la relación.

¿Cuáles son los criterios para asegurar que están en una buena relación? Bueno, según las investigaciones y experiencias de especialistas en el tema, podemos en listar categorías que son importantes:

Mismos valores.

Misma cultura.

Mismo nivel de inteligencia.

Misma educación.

Mismo nivel socioeconómico.

No compartir todo eso puede eventualmente llevarte a alucinar a tu antes adorada pareja. Claro, puede uno cambiar y quizás aceptar que no todo sea así. O durar 30 años sin compartir ninguna de las cosas que mencioné, pero hablamos en un plano de probabilidades. Hay quienes se conocen en la secundaria y se casan y viven eternamente felices, ¿cuántos casos creen que existan así? ¿Conocen alguno? Exactamente.

Tal cual dicen que conoces quiénes son tus verdaderos amigos cuando pasas por una situación muy mala. Es lo mismo con tu pareja. Porque llegas a conocer partes de ellos mismos que van más allá del caso hipotético o de la reacción idealista que tu querrías que sucediera.

Mi consejo es estar atento de todo esto y por supuesto, dedicar mucho tiempo a forjar una relación donde haya confianza, sinceridad y comunicación. Porque similares o no, sin ninguna de esas no hay nada.

Sus comentarios, como siempre, son bienvenidos. Hasta la próxima.

Más meditación, menos vodka

Image

Como civilización hemos dedicado siglos enteros a la búsqueda por mejorar nuestra condición. Encontramos métodos más rápidos de comunicación y de transporte; cómo mantenernos cálidos en invierno o frescos en verano; iluminamos nuestros hogares de manera que nosotros decidiéramos qué tanto duraría el día; construimos ciudades para alejarnos de aquellos animales que ponían en peligro nuestra existencia y hasta llegamos a domesticar a algunos para ya no verlos como amenaza; elaboramos medicamentos para no sufrir enfermedades o para que éstas no nos llevaran consigo. Básicamente dedicamos mucho tiempo para crear nuestro mundo, nuestra burbuja.

Esto ha tenido un costo, el que me interesa particularmente hoy es cómo nos alejamos de la naturaleza y cómo ésto nos afecta a niveles que quizás no tenemos siquiera presentes. Un ejemplo quizás tonto es cuando buscamos los sonidos de la naturaleza para dormir, los ponemos de fondo para contrarrestar los efectos de vivir en un mundo urbanizado. La vida como la conocemos es estresante, son millones de estímulos de los cuales no podemos huir, entonces ¿qué sucede? Atención selectiva. Esto de por sí lo realiza el cuerpo de manera natural, pero nosotros lo hacemos en nuestra vida diaria, decidimos que sí sentir y que no. Les prometo que en un momento tendrá sentido lo que les digo.

La vez pasada les hablé un poco acerca de la baja tolerancia que tenemos a la frustración, simplemente no nos gusta sentirnos mal. Esto nos arroja a distintos caminos de acción, uno más fácil que el otro. En el camino difícil se encuentra el autoanálisis, la reflexión sobre el por qué de los sucesos de manera objetiva y práctica, es decir, “la relación no funcionó porque no eramos compatibles pero además, yo me comporté de “X” forma que no fue positiva y es algo que ahora que me di cuenta puedo cambiar”, pero es confrontativo, es admitir de forma consciente la vulnerabilidad de nuestra persona, por lo cual muchos toman el camino fácil: tomar lo primero que esté a la mano para entumecer la sensación, dentro de este camino existen opciones más dañinas que otras y creo es necesario mencionar algunas: ingerir cantidades de alcohol desorbitantes, fumar obsesivamente, consumo de drogas o estupefacientes, pastillas para todo (dolor, sueño, antidepresivos). Si hablamos de medicamentos reconozco que muchas veces son necesarios, sin embargo, el problema es cuando es la primera opción y cuando se utilizan como medio de escape.

A donde quiero llegar, dando quizás varias vueltas, es que si algo malo pasa somos pocos los que decidimos resguardarnos de manera que haya un crecimiento por la experiencia, más bien se tiende a huir hacia la fiesta, salir con los amigos hasta el cansancio, tomar como deporte, etc. Esto nos aleja de la paz que trae el estar con uno mismo y con la naturaleza. La meditación es una forma de regresar a esto.

Pero, ¿qué es meditar? Es la práctica de un estado de atención concentrada, que tiene múltiples beneficios que podemos clasificar en tres distintas áreas.

1. Salud: relajación, reducción de la presión sanguínea y del alto colesterol, rejuvenecimiento, mejora del sueño.

2. Psicológico. Mejoramiento de las funciones cerebrales, memoria, estados de atención y concentración. Estado de equilibrio, calma y lucidez.

3. Interpersonales. Disminución de estados de ansiedad y depresivos. Mayor autoestima, desarrollo personal y satisfacción.

Image

Básicamente podemos decir que tiene muchos beneficios pero el mayor de ellos es traer calma a la persona, de manera que resulta más sencillo enfrentar lo que pasa día a día.

Comúnmente se dice que meditar es complejo, pero no lo es, es un proceso que requiere de práctica y tiene distintos niveles de dificultad conforme a eso, encontré un video muy didáctico para aprender a meditar que les comparto a continuación:  

Así que los invito a intentar esta práctica milenaria que ha comprobado tener muchos efectos positivos en la mente y el cuerpo. Agradezco sus comentarios y dudas. ¡Hasta la próxima!

Será que el corazón es tonto?

20140416-153548.jpg
En la última década hemos presenciado un boom respecto al estudio científico de las emociones, esto nos ha permitido comprender los centros de la emoción que nos provocan ira o llanto y cómo lo más primitivo de nuestro cerebro nos lleva a la guerra o al amor, encontrando de algún modo el mapa hacia la naturaleza humana.
Con esta herramienta entendemos que el cociente intelectual es modificable junto con una serie de aptitudes que van de la mano. Sin embargo, ya no es lo único que se debe considerar, porque al final del día no somos completamente un ser racional sólo movilizado por la lógica, sino que poseemos otra parte regida esencialmente por la percepción y de manera más significativa, la emoción. Esto es lo que Daniel Goleman llama inteligencia emocional, que se refiere a cómo conocemos, interpretamos, enfrentamos nuestros sentimientos y los de los demás.
Se considera que el desarrollar la inteligencia emocional tiene una serie de beneficios, así que hablaremos sobre eso. Sí logramos comprendernos a un nivel emocional de manera obvia nos conoceremos mas y por ende podremos comprender de una forma distinta al otro, siendo posible tener mejores relaciones con ellos. Además, hablando del manejo emocional seremos más congruentes y productivos, dejaremos que la tristeza nos motive, no que nos destruya. Y por último, uno de los graves problemas presentes en nuestra época: la tolerancia a la frustración y el manejo del estrés. No se nos enseñó a tolerar la frustración y el estrés es sumamente más complejo de lo que era hace 20 años, justamente por eso se desarrollan una serie de padecimientos como la depresión o la ansiedad.
De forma que deberemos abordar las claves para la inteligencia emocional:
– Enfrenta tus emociones: en una entrada anterior aborde los mitos de las emociones, ahora de la mano con eso es importante hacerle caso q lo que sentimos y no romper con el ciclo de las emociones
– Cuestiona tus pensamientos negativos: Constantemente nos encontramos con pensamientos negativos o fatalistas, estos pensamientos aparte de hacernos sentir mal afectan nuestras emociones y cogniciones. La manera de contrarrestar esto es bastante simple: buscarle lógica. Por ejemplo, pienso que todo siempre me sale mal, tendría que revisar en la historia de mi vida y las pruebas a favor y en contra de esta situación. Lo mas probable es que no siempre suceda esto, de manera que cada vez que piense eso, recordare algo que pruebe lo contrario.
Establece límites: esto también lo platiqué en otra entrada, sin embargo, para recordar simplemente es decidir que sí y que no permito de mi y de los otros. Por ejemplo, permito que alguien sea grosero mientras este enojado pero nunca que me levanten la voz. Suena muy simple y realmente puede ser cualquier cosa, la importancia de esto es poder decidir hasta dónde en cualquiera de nuestras relaciones.
– Sé flexible: Muchas veces la vida no tomará el rumbo que deseamos, de manera que es importante adaptarnos y ser flexibles. Quizás no logre ir ese día al cine porque no había horario, pero por esta situación me senté en un café. Probablemente no haya sido tan malo. Esto incrementa la tolerancia a la frustración.
– Sé honesto Es importante ser fiel a uno mismo, sí sientes algo dilo, sí piensas algo también. El no ser congruentes con uno es de las sensaciones más incómodas y desagradables que se pueden experimentar.
– Sé responsable de lo que piensas, de los que haces y de lo que sientes.
– Sé consciente Muy parecido a la anterior. Date cuenta de la responsabilidad que posees sobre ti mismo.
– Fomenta la motivación interna Generalmente se manejan dos tipos de motivaciones, interna y externa. La interna tiene que ver con una auto motivación y la externa, con motivación proveniente del otro. Es decir, mi papa me dice que me dará un premio sí saco diez en el examen, esto es motivación externa. Ahora, la motivación interna moviliza más a la persona y representa el poder ganar algo intangible. Por ejemplo, quiero ser la mejor en lo que hago y por eso estudio y estudio y un buen día me reconocen, esa satisfacción por el esfuerzo dura mas y es más sincera que cualquier otra.
– Desarrolla la empatía De alguna forma es otro es un reflejo de uno mismo. El poder sensibilizarnos de manera que entendamos al de enfrente, nos ayudará no sólo en nuestras relaciones con ellos sino también con nosotros mismos.
– Sé asertivo la asertividad es un concepto muy bonito que habla sobre respetarse a uno mismo de manera que podamos expresarnos pero respetando al otro. Es decir, se vale decir lo que se siente pero sin insultar al otro. Por ejemplo, “eres un idiota” es muy distinto a “en este momento no me parece A MI que estas actuando de la manera más inteligente”, de este modo nos expresamos pero además no herimos al otro. Sí quieren aprender más sobre la asertividad, les dejo un video padrisimo que lo explica claramente: Sabes lo que es la asertividad?
Todo esto ayudará a aumentar el coeficiente emocional en cada una de las personas. Lo cual además mejorará el autoestima, la auto imagen y las relaciones con los demás.
Entonces no, el corazón no es tonto, sino que le damos mucha mas importancia a ser inteligente a un nivel intelectual a serlo de manera emocional. La idea es poder combinar ambas inteligencias, como bien dice esta frase que me encanta (y de la cual desconozco el autor) “Sigue tu corazón, pero lleva a tu cerebro contigo”
Les propongo ponerlo en práctica y comentar cómo se sintieron. Hasta la próxima!

Si lloro me arrugo: Mitos de las emociones

Image

La cultura occidental ha determinado de manera tajante que algunas emociones son buenas o deseables; las demás, por lo tanto, lo contrario. Olvidando el propósito de cada emoción, para lo cual acudiré un poco más a lo humanista y un poco oriental: las emociones y los sentimientos nos hacen seres humanos. Si perdemos contacto con éstos, perdemos contacto con nuestras cualidades más humanas.

Primero, hay que definir emoción, igual buscando ser simple, se le llama a aquella sensación experimentada en el cuerpo a través de un proceso fisiológico. El sentimiento, en cambio, es la percepción e interpretación de dicha emoción. Entonces, emoción es el sentir objetivamente; sentimiento, cómo se vive la emoción. Hay que entender que el primer concepto en sí es instintivo, automático, innato y de corta duración. El segundo está relacionado con nuestras ideas, cultura y dura más tiempo.

Hay muchas emociones, cada autor indica un número, para fines prácticos mencionaré cuatro que comparten los teóricos. Bajo esta misma línea, cada emoción tiene una función, representada en nuestro cuerpo y que responde a una necesidad física y adaptativa.

  • Enojo. Cuando experimentamos el enojo nuestro cerebro envía toda la sangre a las extremidades para poder dar una respuesta de defensa: necesitamos fuerza en los brazos para los golpes. Esto es automático y realmente no es la mejor forma de canalizar el enojo, pero responde a la necesidad de combatir la amenaza.
  • Alegría. Es éxito, logro personal, progreso, recibir lo que se desea. Es una emoción percibida como positiva que hace agradable la vida y que además nos permite conservar el bienestar psicológico. Digamos que cuando estamos contentos significa que todo está funcionando como debería.
  • Tristeza. Es una de las emociones más evitadas, ya que surge de experiencias de separación o fracaso. Sin embargo, tiene su aspecto benéfico: la tristeza puede motivar y además, es la medida para entender la alegría. 
  • Miedo. El miedo energiza y dirige al cuerpo para protegerse y escapar. De manera similar al enojo, la sangre es enviada a las extremidades, especialmente a las piernas, para que huyamos. Ahora, es una buena emoción porque fue ésta la que nos ayudó a sobrevivir desde la época de las cavernas.

Como podemos ver ahora no hay emociones positivas ni negativas, por lo que tampoco podríamos hablar de sentimientos buenos o malos. El problema con éstos es el manejo inadecuado, porque efectivamente estamos en todo nuestro derecho de expresarnos, sin embargo debemos cuidar que no sea perjudicial para nosotros.

Para mantener constante la dinámica, he aquí una serie de técnicas para la expresión emocional:

  • Habla. La forma más sencilla de expresarnos es a través del lenguaje y siempre es saludable el platicar con otros acerca de algo que nos sucede.
  • Dibuja. Puedes simplemente rayar, hacer una composición o simplemente buscar un mandala para colorear. El truco es enfocarte en esa emoción y sacarla con los colores que te llamen la atención en ese momento. Drénate de lo que te causa.
  • Grita. Se vale. Agarra una almohada y hazlo. No pasa nada.
  • Haz ejercicio. Esto es de lo más recomendable para cuando estás enojado, sal a correr. Suda tu enojo. Resultará benéfico para tu silueta y bueno, dejarás de sentirlo.
  • Respira profundo. Es de los consejos más genéricos, pero lo es porque funciona. Cuenta hasta diez y respira profundo. Al relajarte, la emoción se va.
  • Llora. Si esa es la única manera, hazlo. Más arrugas se hacen por tragarte las emociones.
  • Escribe. Es mi método favorito, plasma todo lo que sientes. Puedes quemarlo después, pero muchas veces las cosas más hermosas que alguna vez se escribieron salen de esto.
  • Medita. Nada dice tranquilidad como darte la oportunidad de estar en calma.

El secreto de las emociones y los sentimientos es que cumplen un ciclo, hay un proceso circular por el que pasa. Cuando no las dejas avanzar, es como un globo con el aire: si mientras sale vuelves a hacerle un nudo, el aire estará contenido ahí y podría pasar bastante tiempo antes de que abandone ese espacio. Es exactamente igual, ahora, si constantemente vivimos muchas emociones y todas las guardamos, en algún punto habrá más aire que espacio, ¿entonces qué pasa? Explotas. Déjate vivir tus emociones y sentimientos.

¿Qué piensas de todo esto? Espero leerlo en los comentarios. Hasta la próxima.

No necesito alas para volar: Pasos para la Creatividad

Image

Todo lo que existe hoy y ahora comenzó como una idea. La computadora desde la que vemos esta página, el código que da paso a los gráficos, el mismo wi—fi que nos deja conectarnos sin cables.. Absolutamente todo era un concepto que nació de una necesidad, de la búsqueda por facilitarnos la vida.

La creatividad, según Daniel Goleman, es generar nuevas ideas o conceptos a través de nuevas asociaciones entre lo conocido produciendo cosas nuevas. Es decir, poseer un pensamiento original.

Hay elementos que podemos ver en aquellos maravillosos seres creativos, esas características definen su actividad. Hablemos un poco sobre ello.

Se necesita poseer una habilidad, digamos que un talento. No referente a lo que se quiere hacer en sí, por ejemplo Gregor Mendel, padre de la genética, era un monje austriaco que descubrió las bases de la genética a través de su observación con los guisantes.

Después, requerimos estar motivados. No en vano se dice que querer es poder. Mientras exista la voluntad, no hay límite. Por último, y lo que es más importante: PASIÓN. Si te apasiona lo que haces ya tienes la mitad del camino recorrido.

Ahora, existe un proceso en la creatividad. Casi como si fuera una ecuación; primero, necesitas identificar algo que no funciona del todo e investigas al respecto, piensas y piensas hasta que te iluminas, las piezas caen en su lugar. Sin embargo, todos podemos soñar, es más, todos soñamos. Constantemente. ¿Pero cuántos vuelan? Me refiero a cuántos materializan sus ideas. Esa es la meta final del ser creativo, realizar su idea.

Dentro de nuestra sociedad se nos enseña un pensamiento lineal, lógico y premeditado, actualmente tratan de cambiarlo pero muchos crecimos dentro de márgenes rígidos donde no se nos permitía ser creativos. Lo que necesitamos para explotar nuestra creatividad son dos tipos de pensamientos: el primero, pensamiento bilateral. Veámoslo así, estamos en un laberinto, inicia en la esquina superior y acaba en la esquina inferior, dando muchas vueltas. Si decidimos un atajo, quizás usando una diagonal, atravesando de lado a lado llegaremos más rápido. El segundo es divergente, que significa discernir, diferenciar, discriminar una cosa de la otra. En el ejemplo anterior sería elegir entre los dos caminos. Largo y “aceptado por la sociedad” o corto y simple.

¿Cómo le hago para pensar así? Bueno, como siempre, les tengo unos consejos:

Música clásica o en ondas alpha. Mozart definitivamente fue un genio, más aún porque consiguió componer en una onda que facilita el proceso creativo. Pero no es el único compositor, también se ha demostrado que Vivaldi y Beethoven cumplen este estándar, lo que sucede es que el cerebro entra en sintonía permitiendo que sea más fácil estar en un estado de flujo donde es más sencillo concentrarse completamente en una situación y así ser más creativos.

Busca nuevos usos para objetos de uso diario. Para estimular la creatividad este es un excelente truco, por ejemplo, un zapato puede ser usado como teléfono, como pisa papeles, para sostener la puerta, como jarrón para una planta, etc. No necesitan ser usos funcionales, sino que sirve para romper el esquema y producir un pensamiento bilateral.

Decoren su ambiente. No sólo porque el arte en sí es creativo, además porque el estar en un ambiente lleno de colores, texturas y formas es inspirador. Utiliza los colores que más te gustan, pon una planta y juega con las telas, cualquier cosa que te haga sentir feliz y pleno en tu espacio. 

Pregunta, cuestiona. El analizar lo que existe actualmente es otro paso para ser creativo, porque de ahí surgen muchos pensamientos novedosos o conceptos innovadores. Por ejemplo, alguien alguna vez se preguntó si habría una forma más fácil de transportase y vio a los pájaros volar, cuestiono si era posible para el ser humano transportarse de esa forma, se rieron de el y bueno, el resto es historia.

Sigue tu intuición. A diferencia de lo que piensa la gente, la intuición es de lo más inteligente que existe en nuestra persona, ¿por qué? Es el resultado de todo lo que sabemos, toda esa información que no poseemos de manera automática, pero que está guardada en nuestro cerebro. Es como cuando te dice que al responder un examen, si tienes dudas, dejes la primera respuesta que seleccionaste porque la información está ahí, confía. 

Libérate de la vocecita dentro de tu cabeza. No, no hablo de una alucinación, más bien de eso que llamamos por error conciencia. En todos nosotros hay algo que nos dice constantemente que nos equivocaremos, que se reirán, que no se puede y repito no es una alucinación. Es una reproducción repetitiva de todo lo que nos dijeron alguna vez en nuestra vida los compañeros, maestros, padres, abuelos, parejas, etc. Debemos identificar de dónde surge y deshacernos de ella, mostrar que está equivocada y hacer lo que deseamos hacer sin miedo.

Además, encontré un excelente video que te menciona los enemigos de la creatividad, los invito a verlo.

¿Qué pensaste al leer esto? Hazmelo saber en los comentarios. Hasta la próxima.

Si no te quieres ahora, ¿cuándo?

Image

La vida, con el ritmo actual, pasa casi volando. Pareciera que a los días le faltan horas y constantemente nos sorprendemos de cómo ha pasado el tiempo. Por eso es muy importante moverse hoy, actuar ahora; no mañana ni al rato. Lo que queremos rara vez caerá en nuestras manos simplemente. Y menos aún, nos enamoraremos de nosotros mismos sin fomentarlo.

Muchos de los problemas de las personas tienen que ver con su autoestima, como mencioné anteriormente somos nuestro peor juez. Sin embargo, si nosotros no nos echamos porras, quizás nadie más lo haga y aunque lo hicieran, lo ideal es no depender del otro para pensar bien de uno mismo. Lo explicaré de una forma quizás brusca pero totalmente cierta: Nacemos y morimos solos, la única persona con la que tratarás toda tu vida es contigo mismo, así que más vale que te caigas bien. Todas las demás personas y sus opiniones pasarán, por lo cual es muy importante que tú sepas quien eres y te aceptes.

Como casi todo en la vida, la autoestima no es estática, es algo a lo cual debes dedicar tiempo y esfuerzo, he ahí la importancia de pensar en nosotros. De nuevo, no hay una receta mágica pero tengo una serie de consejos para sentirnos mejor con nuestra persona:

Arréglate. Puede sonar tonto o hasta superficial, pero el sentirte atractivo/a afecta tu estado de ánimo. Solo piensen en ese dia que usaron una ropa que les encanta y que todo en su físico parecía funcionar: tu cabello no podía verse mejor, no te hizo una mala pasada tu cutis, te sientes esbelto o que el ejercicio que hiciste está dando frutos, simplemente todo cuadra. ¿Cómo te sentías? Espectacular quizás se quede corto. Lo primero que sucede cuando uno se siente triste o mal consigo mismo es que se descuida, el tomar las riendas de tu imagen personal es un paso importante para que traspase esa maravillosa personalidad hacia afuera. 

Busca conquistar tus metas. Cuando alcanzamos aquello que nos parecía imposible sentimos mucha satisfacción. No necesitan ser cosas grandes, hay que dar pasos de bebé a veces. Pero busca moverte y alcanzar aquello que más deseas. Ahora, si llegases a fallar pregunta por qué, pide que te evalúen, practica y vuelve a intentarlo.

Piensa en positivo. Si te preguntara ahora tus defectos probablemente los enlistarías rápidamente, y a veces las cualidades no llegan de manera tan veloz. Hay que modificar eso, sin pretender pensar que somos perfectos, porque efectivamente hay muchas cosas que podemos mejorar todos, pero eso no quita que seamos buenos para otras tantas cosas. Analízalo, haz una lista y enfócate en las cosas en las que resaltas.

Haz cosas que disfrutes. Enfocarnos en una sola cosa, como la escuela o el trabajo, puede ser tedioso y cansarnos. Muchas veces es una rutina de la cual necesitamos deshacernos, porque afecta nuestro estado de ánimo y también nuestra autoestima. Cuando nos concentramos, al menos una vez a la semana, en cosas que nos apasionan no solamente funcionaremos mejor, sino que tendremos una mejor perspectiva de la vida.

Deja de compararte con los demás. Definitivamente tendemos a compararnos con otros, así crecimos, siempre había un primo o hermano el cual era señalado como más responsable, más cuidadoso, muy inteligente o hábil para alguna actividad en particular. Aprendimos a medirnos a través de la regla de otra persona, y así siempre saldremos perdiendo. Ningún ser humano es igual a otro, ni siquiera los gemelos lo son. Todos somos diferentes y únicos, así que lo que debes mejorar es a ti mismo, tú eres el molde, no el otro. En el momento en que pienses en ti como un individuo diferente al otro, te sentirás más tranquilo. Y para ejemplificar esto mejor, acudiré a Einstein y su sabiduría: “Todos son genios. Pero si juzgamos a un pez por su habilidad para trepar un árbol, pasará toda su vida pensando que es estúpido”.

Ponte retos o metas. Pasamos mucho tiempo pensando lo que nos gustaría hacer o aprender pero nos quedamos viendo una pantalla envés de salir a hacerlo. Inténtalo. Si quisiste correr en un maratón, entrena para ello y trata. Aún cuando no lo logres, te sentirás bien contigo mismo.

Ríete de ti mismo. Esto es de lo más difícil, pero veámoslo así: nuestra autoestima muchas veces está determinada por los demás, entonces si contesto mal una pregunta y se burlan, nos sentimos terribles. Y sucede porque perdimos la capacidad de reírnos de nosotros mismos, si ves la parte graciosa de lo que te pasa le quitas un enorme peso de encima. Es no tener miedo a hacer el ridículo, porque sucede. Aún la persona más brillante y hábil se equivocará alguna vez, así que quítales el control a los demás, ríe tú primero para que sepan que no tiene importancia. La vida pasa muy rápido como para preocuparse todo el tiempo.

Respétate. Este es uno de los pasos más importantes, bien dicen que si tu no te respetas los otros tampoco lo harán. Y es que el respeto es parte de querernos. Hay que cuidarnos y establecer qué se permite y qué no; esto es determinante en nuestras relaciones interpersonales. Límites como: ¿cuántas veces permitiré que me lastimen?, ¿qué no acepto en una pareja?, etc. El poner una raya, hace que protejas tu dignidad y por lo tanto, tu autoestima.

Dedica tiempo a lo que sabes hacer. Todos tenemos habilidades, algunas las pasamos por alto. Pero no, regresa y dedícales tiempo. Siempre se puede mejorar, busca hacerlo. El destacarse en algo es un excelente empujón para el autoestima.

Conviértete en lo mejor que puedes ser. Haz una lista de las cosas que no te encantan de ti, puede ser cualquier cosa; tu físico, tu vestimenta, tus calificaciones, que no sabes cocinar, lo que sea. Ahora, conquístalo. Todo lo que existe en ti, puede dejar de existir. Es decir, como seres humanos somos todo y nada a la vez, de alguna forma escogemos lo que somos y podemos entonces cambiarlo. Lo que no te gusta es sólo una pauta para ser mejor y convertirte en tu yo ideal.

Espero esto sea de utilidad para ti y si encuentras otros métodos que te hayan ayudado por favor compártelos. Hasta la próxima.