Los beneficios de ser la Bella Durmiente

Image

Dormir, dormir.. Podemos saltarnos la comida, dejar de salir, vivir a base de comida chatarra y refrescos, pero por supuesto el sueño no se toca ni se quita, con este ritmo acelerado de vida la horas están contadas. Y como buen círculo vicioso, es constante y evolutivo. ¿Recuerdan cuando las abuelitas decían que nadie te quitaría lo bailado? Pues tampoco se quita lo que no se durmió. Estudios demuestran que esas horas ya pasaron y no las recuperamos nunca. Si, imaginen la música tétrica de fondo.

En fin, ¿qué pasa si no dormimos? Bueno, en muchos sentidos simulamos a una máquina, quienes tengan una computadora con Windows lo entenderán mejor: cuando dormimos es como cuando queremos apagar nuestra computadora y te dice que se debe de hacer una actualización de siete pasos. Uno refunfuña, pero deja que se realice. Así es dormir.

Creemos que nos apagamos, pero en realidad el cerebro nunca duerme, aprovecha esas horas para hacer un chequeo y así reparar todo el daño que nos ocasiona la vida diaria. ¿Qué daños? El efecto del estrés, por ejemplo.

Y, ¿qué sucede con el descuido? Nos volvemos irritables, nos concentramos muy poco y sentimos cansados, además estamos confundidos y podemos llegar a tener ilusiones o alucinaciones, temblor en las manos, dificultad para hablar, y muchos síntomas desagradables. ¿Sabías qué el dormir mal o poco también aumenta el riesgo a sensaciones depresivas?

Entonces, necesitamos al menos 8 horas de sueño, entre más edad son menos. El problema es que no se considera esto, se les pide a los adolescentes llegar a las 7 am a la escuela, muchos incluso están toda la tarde y parte de la noche en actividades extra curriculares y tarea. No es distinto con los adultos. Pero eso sí, dan las 10 pm y uno quiere siquiera disfrutar de la computadora y la televisión un rato. Quitando horas de sueño, acumulando puntos que debió revisar nuestro cuerpo.

Lo que busco con este texto es crear conciencia de cómo día a día por nuestros mismos hábitos estamos ocasionando daños irreparables en nuestro cuerpo. Se entiende que no podamos cambiar del todo lo que sucede, pero sí podemos ayudarnos a dormir mejor.

Por ejemplo, se sugiere:

  • Evitar alcohol, cafeína, nicotina, comida pesada o cualquier cosa que se pueda considerar estimulante en la noche. En cambio, se recomienda leche caliente o un té.
  • Tener actividad física durante el día. Digamos que como 2000 calorías a lo largo del día pero estoy sentado todo el tiempo, es como si envés de desconectar mi celular para que se gaste la pila, lo dejara ahí cuando ya está llena.
  • Ejercicios de relajación, sé que lo digo a menudo pero la meditación y las respiraciones son la mejor herramienta.
  • Hábitos fijos: siempre tener una hora para dormir y una para despertar, que sea constante y hacer de ello un ritual. Por ejemplo, me sucede que acostumbro revisar una página en internet antes de dormir, y cada vez que la abro empiezo a bostezar. De manera que aún cuando me siento hiperactiva, hago esto y termino logrando dormir.
  • El cuarto como el de Morfeo, si se busca estimular el sueño necesitamos un ambiente apropiado. Un error común es hacer uso de colores estimulantes dentro de la habitación, ¿cuáles son los colores estimulantes? el rojo, naranja y amarillo por ejemplo. Lo que sucede es que éstos colores crean reacciones neurológicas en su mayoría de alerta, lo que dificulta el poder dormir. Es preferible usar verdes, azules y morados para descansar mejor.

Image

 

Espero esto les ayude a conseguir el estado envidiable que tiene la Bella Durmiente durante toda la película pero sin necesidad de pincharse el dedo con una aguja. Hasta la próxima.

Anuncios

Más meditación, menos vodka

Image

Como civilización hemos dedicado siglos enteros a la búsqueda por mejorar nuestra condición. Encontramos métodos más rápidos de comunicación y de transporte; cómo mantenernos cálidos en invierno o frescos en verano; iluminamos nuestros hogares de manera que nosotros decidiéramos qué tanto duraría el día; construimos ciudades para alejarnos de aquellos animales que ponían en peligro nuestra existencia y hasta llegamos a domesticar a algunos para ya no verlos como amenaza; elaboramos medicamentos para no sufrir enfermedades o para que éstas no nos llevaran consigo. Básicamente dedicamos mucho tiempo para crear nuestro mundo, nuestra burbuja.

Esto ha tenido un costo, el que me interesa particularmente hoy es cómo nos alejamos de la naturaleza y cómo ésto nos afecta a niveles que quizás no tenemos siquiera presentes. Un ejemplo quizás tonto es cuando buscamos los sonidos de la naturaleza para dormir, los ponemos de fondo para contrarrestar los efectos de vivir en un mundo urbanizado. La vida como la conocemos es estresante, son millones de estímulos de los cuales no podemos huir, entonces ¿qué sucede? Atención selectiva. Esto de por sí lo realiza el cuerpo de manera natural, pero nosotros lo hacemos en nuestra vida diaria, decidimos que sí sentir y que no. Les prometo que en un momento tendrá sentido lo que les digo.

La vez pasada les hablé un poco acerca de la baja tolerancia que tenemos a la frustración, simplemente no nos gusta sentirnos mal. Esto nos arroja a distintos caminos de acción, uno más fácil que el otro. En el camino difícil se encuentra el autoanálisis, la reflexión sobre el por qué de los sucesos de manera objetiva y práctica, es decir, “la relación no funcionó porque no eramos compatibles pero además, yo me comporté de “X” forma que no fue positiva y es algo que ahora que me di cuenta puedo cambiar”, pero es confrontativo, es admitir de forma consciente la vulnerabilidad de nuestra persona, por lo cual muchos toman el camino fácil: tomar lo primero que esté a la mano para entumecer la sensación, dentro de este camino existen opciones más dañinas que otras y creo es necesario mencionar algunas: ingerir cantidades de alcohol desorbitantes, fumar obsesivamente, consumo de drogas o estupefacientes, pastillas para todo (dolor, sueño, antidepresivos). Si hablamos de medicamentos reconozco que muchas veces son necesarios, sin embargo, el problema es cuando es la primera opción y cuando se utilizan como medio de escape.

A donde quiero llegar, dando quizás varias vueltas, es que si algo malo pasa somos pocos los que decidimos resguardarnos de manera que haya un crecimiento por la experiencia, más bien se tiende a huir hacia la fiesta, salir con los amigos hasta el cansancio, tomar como deporte, etc. Esto nos aleja de la paz que trae el estar con uno mismo y con la naturaleza. La meditación es una forma de regresar a esto.

Pero, ¿qué es meditar? Es la práctica de un estado de atención concentrada, que tiene múltiples beneficios que podemos clasificar en tres distintas áreas.

1. Salud: relajación, reducción de la presión sanguínea y del alto colesterol, rejuvenecimiento, mejora del sueño.

2. Psicológico. Mejoramiento de las funciones cerebrales, memoria, estados de atención y concentración. Estado de equilibrio, calma y lucidez.

3. Interpersonales. Disminución de estados de ansiedad y depresivos. Mayor autoestima, desarrollo personal y satisfacción.

Image

Básicamente podemos decir que tiene muchos beneficios pero el mayor de ellos es traer calma a la persona, de manera que resulta más sencillo enfrentar lo que pasa día a día.

Comúnmente se dice que meditar es complejo, pero no lo es, es un proceso que requiere de práctica y tiene distintos niveles de dificultad conforme a eso, encontré un video muy didáctico para aprender a meditar que les comparto a continuación:  

Así que los invito a intentar esta práctica milenaria que ha comprobado tener muchos efectos positivos en la mente y el cuerpo. Agradezco sus comentarios y dudas. ¡Hasta la próxima!